Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Emociones Atrapadas’ Category

amarse a uno mismo2

“Cuando uno perdona y libera no sólo se quita de encima una enorme y pesada carga sino que además abre la puerta hacia el amor a sí mismo”.

¿Cómo amarse?

Examinemos algunas formas de amarnos a nosotros mismos que pueden resultar útiles para aquellos de nosotros que ya llevan algún tiempo trabajando en ello, y también para las personas que acaban de comenzar. Yo los llamo mis Diez Pasos. Amarse a uno mismo es una aventura maravillosa; es como aprender a volar. ¿Te imaginas que todos tuviéramos el poder de volar a voluntad? ¡Sería fantástico! Empecemos a amarnos ahora mismo.

Diez maneras de amarnos:

1. Dejemos de criticarnos

Este es quizá el punto más importante. Si nos decimos a nosotros mismos que, pase lo que pase, estamos bien y valemos, podemos cambiar con facilidad nuestra vida. Pero si nos decimos que estamos mal, nos resultará enormemente difícil lograrlo. Todos cambiamos, todos. Cada día es un nuevo día y hacemos las cosas de manera algo diferente a como las hicimos el día anterior. Nuestra capacidad para adaptarnos y avanzar con el proceso de la vida es nuestro poder.

Las personas que proceden de hogares problemáticos suelen tener un sentido de la responsabilidad exagerado y han adquirido la costumbre de juzgarse sin piedad. Crecieron en medio de la tensión y la angustia El mensaje que recibieron cuando eran niños les hace pensar: «Seguro que algo no funciona bien en mí». Piensa por un momento en las palabras que empleas cuando te regañas. Las más comunes son: estúpido, chico malo, chica mala, inútil, descuidado, feo, bobo, indigno, perezoso, desaseado, etc. ¿Son éstas las mismas palabras que empleas para describirte?. Tenemos una gran necesidad de fortalecer nuestra propia valía y mérito, porque cuando pensamos que no valemos lo suficiente encontramos la manera de ser siempre desgraciados. Nos creamos enfermedades y dolor, aplazamos cosas que nos beneficiarían, maltratamos nuestro cuerpo con comidas dañinas, con alcohol y otras drogas.

2. Dejemos de asustarnos

Muchos de nosotros nos llenamos de miedo con pensamientos aterradores, logrando con ellos hacer las situaciones peores de lo que son. Cogemos un pequeño problema y lo transformamos en un monstruo gigantesco. Es una forma terrible de vivir, siempre a la espera de que ocurra lo peor en nuestra vida. ¿Cuántos de vosotros os vais a la cama por la noche imaginándoos el peor de los guiones posibles para un problema? Eso es lo mismo que hace un niño pequeño cuando se imagina que hay monstruos debajo de la cama y se asusta por ello. Si haces esto, no es raro entonces que no puedas dormir. Cuando eras pequeño necesitabas que tu madre o tu padre vinieran a tranquilizarte. Ahora que eres adulto sabes que tienes la capacidad de tranquilizarte a ti mismo.

También ocurre a menudo en las relaciones. Alguien no te llama por teléfono e inmediatamente supones que no eres digno de amor y decides que jamás vas a volver a embarcarte en otra relación. Te sientes abandonado y rechazado. Lo mismo sucede con el trabajo. Alguien te hace un comentario y comienzas a pensar que te van a despedir. Construyes estos paralizantes pensamientos en tu mente. Recuerda que los pensamientos de temor son afirmaciones negativas. Si habitualmente repasas en tu mente situaciones o pensamientos negativos, busca la imagen de algo con lo que verdaderamente te gustaría reemplazarlos. Podría ser un hermoso paisaje, una puesta de sol, flores, algún deporte, o cualquier cosa que te guste. Utiliza esa imagen como un «interruptor» cada vez que te des cuenta de que tienes pensamientos de miedo. Di: «No, ya no voy a pensar en eso. Voy a pensar en puestas de sol, en rosales, en París, en yates o hermosos saltos de agua», según cual sea tu imagen. Si lo haces así, finalmente superarás la costumbre, aunque es algo que requiere mucha práctica.

3. Seamos amables, cariñosos pacientes con nosotros mismos

Con mucho humor Oren Arnold escribió: «Querido Dios, te ruego que me des paciencia. ¡Y la quiero ahora mismo!». La paciencia es una herramienta muy potente. La mayoría sufrimos de la expectativa de la gratificación inmediata. Queremos que todo suceda enseguida. No tenemos paciencia para esperar nada. Nos irritamos si tenemos que esperar en una cola o si estamos atascados en un embotellamiento. Queremos todas las respuestas y todos los bienes ahora mismo, ya. Con muchísima frecuencia hacemos desgraciadas a otras personas con nuestra impaciencia. La impaciencia es una resistencia a aprender. Deseamos tener las respuestas sin aprender la lección o sin dar los pasos necesarios.

Piensa en tu mente como si fuera un jardín. Para empezar, un jardín es un trozo de tierra. Puede que en él haya muchas zarzas de odio a uno mismo y piedras de desesperación, rabia y preocupación. Hay un viejo árbol llamado miedo que necesita una buena poda o que lo corten. Una vez hayas limpiado bien el terreno y abonado la tierra, siembra algunas semillas de alegría y prosperidad. El sol brilla sobre tu jardín, y tú lo riegas, lo abonas y lo cuidas amorosamente. Al principio no se ve que suceda gran cosa. Pero tú no te detengas, continúa cuidando tu jardín. Si tienes paciencia, las plantas crecerán y se llenarán de flores. Lo mismo sucede en tu mente: tú seleccionas los pensamientos que vas a cuidar, y si tienes paciencia, verás cómo crecen y contribuyen a crear el jardín de experiencias que deseas.

Todos cometemos errores. Es normal equivocarse cuando se está aprendiendo. Como ya he dicho, son muchas las personas que padecen de perfeccionismo. No se dan ni una sola oportunidad de aprender algo nuevo porque si no lo hacen a la perfección en los tres primeros minutos, ya suponen que no sirven. Cualquier cosa que decidas aprender requiere tiempo. Cuando uno comienza a hacer algo que nunca ha hecho, generalmente lo encuentra algo raro. Lo mismo sucede cuando hacemos algo de una forma nueva. Puede parecernos diferente e inmediatamente la juzgamos. Sin embargo, con un poco de práctica se nos hace normal y natural. No vamos a amarnos a nosotros mismos totalmente en un solo día, pero podemos amarnos un poco más cada día. Si cada día nos damos un poco más de amor, dentro de dos o tres meses habremos progresado bastante en nuestro amor propio. Así pues, las equivocaciones son nuestros peldaños. Son muy valiosas porque son nuestras maestras. No te castigues por cometer un error. Si estás dispuesto a utilizarlo para aprender y crecer, entonces te servirá como un peldaño hacia la realización total en tu vida. Algunos llevamos bastante tiempo trabajando en nosotros mismos, y nos preguntamos por qué aún nos siguen reapareciendo problemas. Es necesario que continuemos reforzando lo que sabemos, que no nos resistamos agarrándonos la cabeza y exclamando: « ¿De qué me sirve?». Cuando estamos aprendiendo algo nuevo tenemos que ser dulces y cariñosos con nosotros mismos. Recuerda el jardín de que hablábamos hace un momento. Cuando aparezca una mala hierba negativa, arráncala cuanto antes.

4. Aprendamos a ser cariñosos con nuestra mente

No nos odiemos por tener pensamientos negativos. Podemos considerar que estos pensamientos nos «construyen», y no que nos «derriban». No tenemos por qué culparnos por tener experiencias negativas. Podemos aprender de ellas. Ser cariñosos con nosotros mismos quiere decir dejar de culparnos, dejar de sentirnos culpables, acabar con todo castigo y con todo dolor.

También puede ayudarnos la relajación, esta es absolutamente esencial para comunicarnos con el Poder interior, porque si uno está tenso y asustado corta, obstruye su energía. Sólo lleva unos pocos minutos al día permitir al cuerpo y a la mente abandonarse y relajarse. En cualquier momento puedes cerrar los ojos, hacer unas cuantas respiraciones profundas y liberar cualquier tensión que lleves contigo. Al espirar, céntrate y di en silencio: «Te quiero. Todo está bien». Verás cómo te sientes mucho más tranquilo. Así te envías mensajes que te dicen que no tienes por qué ir por la vida continuamente tenso y asustado.

Meditación diaria. También recomiendo acallar la mente y escuchar la propia sabiduría interior. Nuestra sociedad ha hecho de la meditación algo misterioso y difícil; no obstante, es uno de los procesos más antiguos y sencillos que existen. Lo único que necesitamos hacer es relajarnos y repetir en silencio palabras tales como «amor» o «paz», u otra que tenga sentido para nosotros. «Om» es un sonido muy antiguo que empleo en mis talleres y da muy buen resultado. Incluso podemos repetir: «Me amo», o «Me perdono», o «Soy perdonado». Después, escuchemos un momento. Hay quien cree que para meditar es preciso hacer que la mente deje de pensar. En realidad, no podemos detener la mente, pero sí podemos hacer más lentos nuestros pensamientos y dejar que fluyan. Se puede meditar en cualquier sitio y convertir la meditación en un hábito. Considérala como una manera de concentrarte en tu Poder Superior, de comunicarte contigo mismo y con tu sabiduría interior.

Visualizar resultados optimistas. Es muy importante también la visualización y hay muchas técnicas para llevarla a cabo. Mediante la visualización creas imágenes nítidas y positivas que refuerzan tus afirmaciones. Lo importante a tener en cuenta respecto a las visualizaciones es que deben ser compatibles con el tipo de persona que eres. De lo contrario, no funcionarán.

5. Elogiémonos

La crítica deprime al espíritu; el elogio lo levanta. Reconoce tu Poder, reconoce a tu yo Dios. Todos somos expresiones de la Inteligencia Infinita. Cuando te desprecias, desprecias al Poder que te ha creado. Empieza por cosas pequeñas. Di a ti mismo que eres una persona maravillosa. Si lo haces una vez y dejas de hacerlo, no funciona. Continúa, aunque sea un minuto cada vez. Créeme, a medida que lo vas haciendo resulta más fácil. La próxima vez que hagas algo nuevo o diferente, o algo que comienzas a aprender y no sabes muy bien cómo hacerlo, proporciónate aliento y apoyo. Permítete aceptar lo bueno tanto si crees que te lo mereces como si no. Ya hemos hablado de cómo la creencia de que no somos merecedores es nuestra resistencia a aceptar el bien en nuestra vida. Eso es lo que nos impide tener lo que deseamos. ¿Cómo vamos a decir nada bueno de nosotros si creemos que no nos merecemos lo bueno?.

6. Amarnos significa apoyarnos

Acude a tus amigos y permíteles que te echen una mano. En realidad, es una muestra de fortaleza pedir ayuda cuando se la necesita. Son demasiadas las personas que han aprendido a ser auto-suficientes. No pueden pedir ayuda porque su ego se lo prohíbe. En lugar de intentar hacerlo todo solo y enfadarte porque no lo consigues, la próxima vez pide ayuda.

En todas las ciudades hay grupos de apoyo. Existen programas de 12 Pasos casi para todos los problemas. Además, en algunas áreas hay Círculos Curativos y organizaciones afiliadas a iglesias. Si no logras encontrar lo que deseas, puedes iniciar tu propio grupo. No es tan difícil como podría parecer. Reúne a dos o tres amigos que tengan los mismos problemas y establece unas pocas líneas directrices a seguir. Si lo haces con el amor de tu corazón, el grupo crecerá. La gente se sentirá atraída como por un imán. No te preocupes si el grupo empieza a crecer y el lugar de reunión se hace demasiado pequeño. El Universo siempre provee. Todos podemos estar de verdad presentes los unos para los Otros.

Los grupos de apoyo se han convertido en una nueva entidad social y son instrumentos muy efectivos para esta compleja época. Cuando las personas trabajan juntas en un objetivo común, acuden con su dolor, su confusión, su rabia o lo que sea, y se unen, no para quejarse y gemir, sino para encontrar la forma de superar sus problemas, para elevarse por encima de ellos y crecer.

7. Amemos nuestros rasgos negativos

Todos ellos forman parte de nuestra creación, del mismo modo que todos nosotros formamos parte de la creación de Dios. La Inteligencia que nos ha creado no nos odia porque cometamos errores o porque nos enfademos con nuestros hijos. Esta Inteligencia sabe que hacemos lo mejor que sabemos y nos ama porque todos somos sus creaciones; de igual modo podemos amarnos nosotros. Vosotros y yo, todos hemos hecho elecciones negativas, y si continuamos castigándonos por ellas, se convertirán en pautas habituales y nos resultará muy agotador dejarlas marchar y hacer elecciones más positivas.

Si te pasas la vida diciendo: «Odio mi trabajo. Odio mi casa. Odio mi enfermedad. Odio esta relación. Odio esto, odio aquello…», muy pocas cosas buenas podrán entrar en tu vida. Sea cual fuere la situación negativa en que te encuentres, está ahí por algún motivo; de otra forma, no le hubieras permitido entrar en tu vida. El doctor John Harrison, autor del libro Love your disease (Ame su enfermedad) dice que jamás hay que condenar a nadie por haber sido operado muchas veces o por tener diversas enfermedades. Es necesario que entendamos que sea cual sea el problema que tengamos, nosotros contribuimos a crearlo con el fin de manejar ciertas situaciones. Una vez comprendido esto, podemos encontrar formas positivas de satisfacer nuestras necesidades. Sean cuales fueren nuestras pautas negativas, podemos aprender a satisfacer esas necesidades de forma más positiva. Por eso es tan importante hacerse la pregunta:« ¿Qué beneficio saco de esta experiencia? ¿Qué hay de positivo en ella?». No suele gustar responder a esa pregunta. Pero si realmente miramos en nuestro interior y somos honestos con nosotros mismos, encontraremos la respuesta.

8. Cuidemos nuestro cuerpo

Considera tu cuerpo como una maravillosa casa en la que vives durante un tiempo. Amas y cuidas tu casa, ¿verdad? Así pues, vigila lo que metes dentro de tu cuerpo. El abuso del alcohol y otras drogas está muy extendido; son métodos de escape populares. Si te drogas, eso no quiere decir que seas una mala persona, sino que no has encontrado una forma más positiva de satisfacer tus necesidades.

Las drogas nos tientan: «Ven, juega conmigo y lo pasaremos muy bien». Es verdad. Pueden hacernos sentir maravillosamente. Sin embargo, nos alteran demasiado la realidad, y aunque al principio no se note, el precio es terrible al final. Después de ingerir drogas durante un tiempo, la salud se resiente tremendamente y la persona se siente mal. Las drogas perjudican el sistema inmunitario, lo cual puede conducir a numerosos trastornos físicos. Además, después de un repetido uso, se desarrolla la adicción, y entonces uno se pregunta por qué comenzó a tomar drogas. La presión de los compañeros o amigos puede que te haya obligado al comienzo, pero el uso repetido y continuado es otra historia. Busca alguna forma de hacer ejercicio que te guste, que te resulte agradable. Adopta una actitud mental positiva hacia el tipo de ejercicio que realizas. Muchas veces nos creamos obstáculos en el cuerpo principalmente como consecuencia de lo que asimilamos de otras personas. Aquí también, si quieres hacer cambios, es necesario que te perdones y dejes de introducir rabia y rencor en el cuerpo. La combinación de las afirmaciones con el ejercicio físico es una buena manera de reprogramar los conceptos negativos respecto al propio cuerpo.

9. Trabajemos con el espejo

Siempre insisto en la importancia del trabajo con el espejo para descubrir la causa de un problema que nos impide amarnos. Hay varias formas de llevar a la práctica este trabajo. A mí me gusta mirarme al espejo tan pronto como me levanto; es lo primero que hago por la mañana, y me digo: «Te amo. ¿Qué puedo hacer por ti hoy? ¿Cómo puedo hacerte feliz?». Escucha tu voz interior y actúa en consecuencia. Puede que al principio no oigas nada, porque estás tan acostumbrado a reprenderte que no sabes cómo responder con un pensamiento amable y cariñoso.

Si durante el día te sucede algo desagradable, ve al espejo y di: «Te amo de todas maneras». Los acontecimientos vienen y van, pero el amor que sientes por ti permanece, y es la cualidad más importante que posees. Si te sucede algo fantástico, ve al espejo y di: «Gracias». Agradécete a ti mismo la experiencia maravillosa que te has creado.

También puedes perdonar frente al espejo. Perdónate y perdona a los demás. Puedes hablar con otras personas mirándote en el espejo, sobre todo si temes hablar con ellas de determinadas cosas. Puedes limpiar y arreglar viejos asuntos pendientes con tus padres, jefes, médicos, hijos, amantes… Puedes decirles todas las cosas que no te atreves a decirles en persona; y acuérdate de finalizar la conversación pidiéndoles su amor y su aprobación, ya que eso es lo que verdaderamente necesitas. Las personas que tienen problemas para amarse a sí mismas son casi siempre aquellas que no están dispuestas a perdonar, porque no perdonar cierra la puerta del amor.

Cuesta muchísimo que los hijos dejen de amar a sus padres, pero cuando lo hacen, les cuesta muchísimo más perdonarlos. Cuando no queremos perdonar, cuando no queremos liberar y olvidar, lo que hacemos es atarnos al pasado; si estamos atados al pasado no podemos vivir en el presente, y si no vivimos en el presente, ¿cómo podemos crearnos un glorioso futuro?. La vieja basura del pasado sólo crea más basura para el futuro.

Las afirmaciones realizadas frente al espejo tienen una ventaja: aprendemos la verdad de nuestra existencia. Si haces una afirmación e inmediatamente recibes una respuesta negativa como «A quién quieres engañar? Eso no es cierto. Tú no te mereces eso», acabas de recibir un regalo que puedes utilizar. No podrás hacer los cambios que deseas hasta que estés dispuesto a ver qué es lo que te lo impide. La respuesta negativa que acabas de descubrir es como un regalo, pues se convierte en la llave para la libertad. Transforma esa respuesta negativa en una afirmación positiva como «Ahora me merezco todo lo bueno. Permito que mi vida se llene de buenas experiencias». Repite la nueva afirmación hasta que realmente se incorpore a tu vida.

También he visto que se operan enormes cambios en una familia cuando uno de sus miembros hace afirmaciones. Muchas personas de las que asisten a las reuniones de los miércoles provienen de familias distanciadas. Literalmente no se hablan con sus padres. Les he hecho repetir la afirmación: «Tengo una relación maravillosa con cada uno de mis familiares; nos comunicamos con cariño, comprensión y sinceridad, incluso con mi madre» (o quienquiera que sea la persona con quien tienen el problema). Les recomiendo que cada vez que esa persona o la familia les venga a la mente, vayan al espejo y digan la afirmación una y otra vez. Es asombroso ver cómo los padres acuden también a la reunión tres, seis o nueve meses después.

10. Amémonos ya , ahora mismo

No esperes a haber arreglado las cosas para amarte. La insatisfacción contigo mismo es una pauta habitual. Si logras sentirte satisfecho contigo mismo ahora, si puedes amarte y aprobarte ahora, entonces serás capaz de disfrutar de lo bueno cuando venga. Una vez que aprendas a amarte a ti mismo, comenzarás a amar y a aceptar a los demás. No podemos cambiar a otras personas, de modo que dejémoslas en paz. Gastamos muchísima energía intentando hacer que los demás cambien. Si empleáramos la mitad de esa energía en nosotros mismos, podríamos llegar a actuar de otra manera, y entonces los demás reaccionarían también de modo diferente. <3

Uno no puede aprender en lugar de otra persona. Cada uno tiene que aprender su propia lección o enseñanza particular. Lo único que podemos hacer es aprender en nuestro propio nombre, y amarnos es el primer paso, con el fin de que el comportamiento destructivo de otra persona no nos destruya. Si mantienes una relación con una persona realmente negativa y que no desea cambiar, necesitas amarte lo suficiente para poder alejarte de ello

El objetivo que en mi opinión hemos venido a conseguir aquí es el amor incondicional, y para lograrlo debemos empezar por amarnos y aceptarnos a nosotros mismos. No estamos aquí para contentar a otras personas o para vivir según sus directrices, sólo podemos vivir a nuestra manera y caminar por nuestra propia senda. Hemos venido a realizarnos a nosotros mismos y a expresar el amor en su sentido más profundo. Tú estás aquí para aprender y crecer, y para asimilar y proyectar compasión y comprensión. Cuando abandones el planeta no te llevarás a tus amigos ni a tu pareja, ni tu coche, tu cuenta bancaria o tu trabajo. Lo único que te llevarás será tu capacidad de amar. <3

***Louise L. Hay de su Libro: El Poder está dentro de Ti.

A seguir disfrutando de esta semana. :) <3

Read Full Post »

mandala34Fuente: Mandalas Esshanai

1.- LA POSICIÓN “AHORA”

Pregúntate, “¿Cuando no estoy aquí, ahora, en la simple y total presencia de mi Ser, a dónde me he ido?”. Si consideras esta pregunta atentamente, verás que hay sólo cuatro direcciones posibles a los que tu mente puede llevarte en el momento que dejas el aquí y ahora. Estas cuatro direcciones pueden ser representadas como los polos de dos continuums que se interceptan y ésta es básicamente la forma en que se experimenta la realidad: el tiempo (las posiciones de Pasado y Futuro) y la conciencia sujeto-objeto ( las posiciones Yo y los Otros). Mira el gráfico del Mandala en la parte inferior de esta página para la visualización de estas posiciones. Como puedes ver en el gráfico, el Mandala que vamos a estudiar tiene cinco posicione: El AHORA, el Pasado, el Futuro, Yo y los Otros. Empezamos con la posición AHORA en el centro del Mandala. Este punto de intersección “El Mandala del Ser” puede ser entendido como el lugar de nuestro mas profundo estado de conciencia, llamado en ciertas tradiciones, el Ser Superior, o el Ser Sagrado. Es presencia: una atención totalmente alerta, al mismo tiempo relajada y espaciosa donde ningún pensamiento nos separa de nuestra experiencia. Allí es dónde lo que nosotros realmente somos, comienza nuevamente en cada instante. Todos nosotros hemos tenido una muestra de este estado en momentos de un perfecto fluir haciendo deportes, o en actividades creativas, como danzar, cantar, o al escribir poesía. Es la razón por la cual muchos de nosotros queremos volver a esquiar una y otra vez. Nos haremos devotos de cualquier cosa que nos lleve a la total vitalidad del momento del AHORA donde no estamos pensando, estamos simplemente siendo, y hay una sensación de dicha, paz y conexión. Pero debido a viejos hábitos, nuestras mentes rápidamente nos transportan a nuestras historias acerca del  pasado, futuro, yo y Otros, y empezamos a ver nuestra vida a través de nuestros pensamientos (creencias, juicios, recuerdos, fantasías, opiniones, etc.) en vez de nuestra conciencia del momento-AHORA. Instantáneamente comenzamos a reaccionar y luchar en contra de lo que es y en esta lucha creada por la mente comienza todo nuestro sufrimiento.

futuromandala

La clave para navegar la vida con facilidad y dicha es tener un punto de partida consistente. ¿Qué otro punto de partida indiscutible, puede haber que el momento presente? El AHORA es donde se piensa, se siente y se actúa. Es la vida misma, la única verdadera realidad. Todo lo demás es construido por el pensamiento y como se va a ver claramente los pensamientos te alejan constantemente del presente llevándote a historias acerca del pasado y del futuro, o acerca de uno mismo y de los otros.

Mira la imagen del Mandala un par de segundos. La verdad simple, pero radical es que el centro es el AHORA, no la sensación ordinaria de uno mismo, ni lo que se quiere decir o pensar, cuando se dice “yo”. Lo que uno realmente es, no empieza con las creencias acerca de uno mismo ni lo que se está sintiendo. No empieza con algún otro a quien has hecho críticamente importante para la propia felicidad, o cualquier otra cosa como el dinero o el trabajo. Uno no empieza con su pasado, ni se llega a ser uno mismo en el futuro. Quien realmente sos comienza ahora mismo, en una conciencia no reactiva y fuera del tiempo que puede ver todas y cada una de esas cosas.

Es el poder de esta conciencia mas profunda la que puede liberarte. Tu vida estará siempre fuera de la dirección correcta y te llevará al sufrimiento si no aprendes a comenzar cada momento desde tu conciencia más profunda . ¿Cómo puedes esperar que el amor florezca en tus relaciones si tu mente está en el pasado comparando lo que estás experimentando con lo que has vivido, o en el futuro temiendo que la relación presente no será tan buena como la que tú recuerdas o que puede ser peor?

Todos necesitamos una brújula, algo para poder guiar nuestras vidas, un lugar confiable del cual poder comenzar para poder enfrentar cualquier cosa que la vida nos traiga. Comprender nuestro potencial para llevar la mente de vuelta al AHORA es la clave del trabajo del Mandala. El AHORA es el punto de partida y el punto final de cada indagación. Es crucial que recuerdes, y te repitas una y otra vez, “Quien realmente soy comienza AHORA”. Esta verdad fundamental es lo más liberador que puedas jamás aprender.

TAREA ESCRITA

Identifica los momentos del día en que te has sentido mas relajado. ¿Cómo era tu atención en esos momentos? ¿Estabas alerta o soñando despierto? ¿Estabas pensando en algo en particular, o leyendo, o mirando televisión? Escribe acerca de las condiciones que se relacionaban con esa relajación.

Ahora identifica los momentos del día en que te has sentido mas espacioso. La sensación de espacio es a menudo diferente de la de estar relajado. Esta sensación ocurre cuando no estamos enfocados en algo en particular, no estamos siendo ocupados pasivamente por un libro o la televisión. En ese espacio tu mente está alerta pero relajada y hay una sensación de conexión con lo que te rodea. No te sientes apurado y estás presente. ¿Cuáles son las condiciones que se presentan en ese espacio? ¿Cuál es tu actitud hacia ti mismo y tu circunstancia? ¿Cuándo estuviste hoy en esa situación? Escribe algunas oraciones acerca de esos momentos e incluye cualquier cosa que sientas que haya creado esa sensación.

2.- LA POSICIÓN “PASADO”

La posición de PASADO en el Mandala del Ser contiene todas las formas en que tus creencias o historias acerca de tu pasado, o del pasado en general, influencia la forma en que te sientes o te comportas en el presente.Tan pronto como la mente se identifica con historias acerca del pasado instantáneamente comienzas a lamentarte, a culpar, a sentir culpa, vergüenza, nostalgia u orgullo. Las historias acerca del PASADO son las forma en que inconscientemente eliges recordarte a ti mismo: “Era tan delgado,” o “Me tenía más confianza en ese momento,” y de esa forma juzgas quien eres ahora. Esas son las formas en que recuerdas situaciones específicas y especialmente a gente en una luz positiva o negativa y esto inmediatamente sustituye el presente con una vieja emoción que te cierra al constante y siempre diferente milagro que es cada momento: “Mi padre abandonó a nuestra familia.” “Mi madre se entregaba a los hombres.” “Esos fueron los momentos mas felices de mi vida.” Estas historias acerca del pasado se convierten en la base emocional para interpretar el presente. Alguna gente tiende a estar más identificada con el pasado que otros. Si soy una de esas personas, cuando me desconecto del momento presente tengo la tendencia de ir al pasado y usar el pasado (por medio de las historias del pasado lo traigo a mi conciencia) para racionalizar o explicar lo que estoy sintiendo o creyendo en el momento presente. Proyecto el pasado sobre el presente, y sin importar cuan feliz o desdichado pueda haber estado entonces, el resultado es siempre la disminución de la presencia viva del AHORA.

TAREA ESCRITA

Recuerda una conversación difícil reciente. Hazte la pregunta “¿Qué es lo que tengo que creer consciente o subconscientemente acerca de mi pasado para que me haya sentido de esa forma?” Tomate tu tiempo y repite la pregunta de forma que puedas ver las muchas formas en que tu pasado te ha influenciado durante esa conversación difícil. Escribe estas historias del pasado en tu diario. Contempla cómo cualquiera de las historias acerca del pasado pueden haber influenciado la calidad de tu participación en esa conversación.

3.- LA POSICIÓN “FUTURO”

La posición FUTURO del Mandala del Ser contiene todas las formas en que influencias el presente con lo que crees acerca del FUTURO. Son historias que recitas en tu mente acerca de tu salud futura, relaciones, trabajo, finanzas, y todo otro aspecto de la vida incluyendo tus historias acerca del futuro de tus hijos y otras personas que amas. Estos pensamientos pueden llenarte de ansiedad, o asustarte, o gustarte y llenarte de esperanza. Pero en cualquier caso tus historias acerca del futuro te ciegan a lo que realmente estás sintiendo o haciendo en el AHORA. Muchos de nosotros tendemos a identificarnos con el FUTURO. Cuando hacemos esto, perdemos contacto con nuestra conciencia mas profunda y dejamos de tomar el riesgo de estar completamente presentes. Empezamos a vivir un futuro imaginario, siempre yendo hacia nuestras vidas, en lugar de estar completamente presentes en nuestras vidas. Uno de los síntomas mas importantes de que la mente está sobreidentificada con el FUTURO es la sensación de no tener nunca tiempo suficiente, o tener para hacer mas de lo que se puede hacer. El AHORA se convierte en muy poco mas que el lugar donde estás constantemente vigilando en busca de signos que señalen si algo está mal en tus planes, que no lograrás lo que has decidido que necesitas hacer o ser. De esta forma, las historias acerca del FUTURO te tienen rebotando constantemente entre la esperanza y el miedo. :)

Mahatma Ghandi dijo que el mensaje mas importante que recibió de la escritura hindú, el Baghavad Ghita, fue dejar ir del apego al resultado de sus acciones. Aprendió a hacer en cada momento, lo que creía mejor, y dejar el resultado en las manos de Dios.

TAREA ESCRITA

Haz una lista de las cosas acerca de las que tienes ansiedad (dinero, matrimonio, hijos, trabajo, salud, etc). ¿Cuáles son las historias específicas que tienes acerca de estas cosas? Pon una marca en las historias que mas influencian tu nivel de felicidad en el presente, ya sea negativa o positivamente. Luego imagínate que estás totalmente en el presente, sin contarte a ti mismo ninguna de estas historias acerca del futuro.

Escribe cómo te sentirías de diferente si te hicieras profundamente presente y dejaras ir del apego a tus pensamientos acerca del futuro. ¿Qué notas? Durante la semana cuando te das cuenta que estás pensando acerca de las historias que marcaste, practica la inducción AHORA y permite que tu mente se haga presente y espaciosa.

4.- LA POSICIÓN “OTROS”

La posición OTROS representa todos los pensamientos (creencias, juicios, opiniones, etc.) acerca de lo que tendemos a definir “el otro” o más simplemente “tú”. “Mi esposo no me escucha” es una historia acerca del otro que en el momento que la piensas crea enojo o dolor. El pensar “Mi hermana me critica demasiado” puede causar que tengas resentimiento o te alejes. Generalmente y muy importante, las historias acerca de los OTROS son acerca de gente. Pero pueden ser acerca de cualquier cosa que percibes como siendo exterior a ti mismo, de tal forma que puedes comentar sobre “ello” y juzgarlo. Mucha gente tiene historias acerca de los otros que son acerca de su trabajo: “este trabajo no es suficientemente creativo” o “el sueldo no es suficiente.” Estas historias crean inmediatamente alguna emoción, tal vez enojo, amargura, o autosabotaje. La mayoría de nosotros tiene muchas historias acerca de Dios que influencian poderosamente el cómo nos sentimos acerca de nosotros mismos, qué creemos, y cómo actuamos. Las creencias: “Dios nos ama” o “Dios es indiferente al sufrimiento humano” crearán cada una diversas emociones para tu ser egoico cuando crees en ellas. Sin embargo ninguna de estas historias tendrían mucha importancia para ti en las profundidades del  AHORA. A menudo convertimos en objetos a nuestros propios sentimientos que luego juzgamos: “Sentirse necesitado es malo.” “Ser independiente es bueno.” En nuestras reacciones a  ellos, o en  nuestra manera de evaluar esas emociones nos sentimos débiles, insuficientes, -o lo opuesto, grandiosos.

Cuando indagas para hacerte consciente de tus historias, estando parado en la posición OTROS, observa lo que te dices acerca de otra gente (especialmente la gente clave en tu vida), o acerca de tu trabajo, tu cuerpo, el dinero, etc. Todas estas áreas de tu vida están inevitablemente llenas de historias, que en cuanto las piensas y te identificas con ellas crean estrés. Las historias acerca de la gente clave son fáciles de descubrir. Pregúntate “¿Cuáles son mis juicios acerca de (nombra a la persona), qué creo que el/ella piensa acerca de mí y qué me digo que necesito de el/ella para sentirme bien acerca de mí, o seguro, o en control?” La posición OTROS contiene tus creencias acerca de cómo los otros deberían o no deberían ser y en particular tus creencias acerca de cómo son tal que te hacen enojar o doler.

TAREA ESCRITA

Escribe el nombre de dos personas con las que recientemente hayas tenido interacciones difíciles. Debajo de cada nombre escribe las historias o creencias que te cuentas acerca de estas personas. Para ayudarte a reconocer estas historias pregúntate, “¿Qué creo (tal vez subconscientemente) que (persona 1) debería ser o no debería ser, o cómo debería ser? ¿Qué tengo que creer acerca de (persona 1) para reaccionar de la forma que lo hice?” Repite el proceso para la persona 2. No importa si estas historias son correctas, buenas, malas o equivocadas. Tómate un momento para anotar qué es lo que te estabas diciendo a ti mismo. Ahora mira cada una de estas creencias y fijate qué emoción crean en ti. (por ejemplo, al juzgar a Juan como intimidatorio me siento pequeño.)

Como corolario de escribir esto, si te haces consciente de una historia acerca de los otros, acerca de cualquier persona durante la semana, practica el moverte hacia el AHORA y permite que tu mente se haga espaciosa, en lugar de cerrarse alrededor de la historia y de cualquier emoción que el creer en esa historia inevitablemente produce.

5.- LA POSICIÓN “YO”

La posición YO del Mandala consiste en todas las formas en que te objetivas en tu mente: “Soy inteligente,” “Puedo hacerme cargo de mi mismo,” “Estoy harto de cómo son las cosas en el trabajo.” Esta corriente de pensamientos es virtualmente incesante y si no reconoces cada pensamiento cuando aparece y en lugar de ello te identificas con él, estas ideas y los sentimientos que crean inmediatamente, se convierten en lo que crees que eres. Este creerte quién eres es creado mentalmente y es constantemente reforzado por la incesante corriente de pensamientos acerca de ti mismo, el aprender a liberarse de esta falsa idea de quién eres es el centro mas importante del trabajo del Mandala. La posición YO es la mas sutil de las 4 posiciones, difícil de entender, porque en cada uno, la idea central de ser -lo que queremos decir cuando decimos “yo”- empieza muy temprano en la vida y queda estabilizada a los 5 o 6 años. No es creada conscientemente. Simplemente despiertas a ella por efecto acumulativo de cómo tus padres y las otras personas que se ocupan de vos te juzgan o te alaban, cómo respondieron a tu aspecto, a tus gritos, tus entusiasmos, tus estados de ánimo, y tus comportamientos, y también tu observación de cómo se tratan los unos a los otros, a otra gente, y al mundo en general. Para la mayoría de nosotros la mas temprana sensación de ser contiene el sentimiento subyacente de que no somos totalmente lo que deberíamos ser, de que de alguna forma no somos suficiente. Disfrazamos ese sentimiento contándonos historias que nos hacen sentir mas seguros o mas fuertes. Nos protegemos inconscientemente en nuestras familias obedeciendo, rebelándonos, o alejándonos, y gradualmente construimos nuestra identidad adulta contándonos las historias que nos hacen sentir mejor o de alguna forma especial. Pero inevitablemente a través de nuestras vidas, el sentimiento central de insuficiencia retorna constantemente y casi todos los pensamientos acerca de nosotros mismos refuerzan o intentan disfrazar o compensar este sentimiento.

La vida consciente empieza cuando aprendes a vivir en el AHORA. En el momento-AHORA- eres tal cual eres, y nada puede ser dicho acerca de qué realmente es eso. Cualquier yo en el que estés pensando es sólo una historia, no quién realmente sos. Por lo tanto, virtualmente cualquier cosa que pienses acerca de ti mismo, nunca es quién realmente eres. Esto incluye todos los juicios acerca de ti mismo, todas las creencias acerca de lo que necesitas para estar realizado, todas las cosas malas que crees acerca de ti, o las buenas. Puedes reconocer una historia YO en tu mente cuando te ves pensando ”Yo soy” o “Yo no soy,”. También con pensamientos que dicen “Yo debería” o “Yo no debería”.

La posición YO es normalmente la mas difícil de captar porque estamos tan completamente e inconscientemente identificados con esta construcción desde nuestra niñez. Es la conciencia básica del ser separado, estamos tan incrustados en ella que no nos damos cuenta que YO es solamente un fantasma del pasado que está siendo recreado por el pensamiento, no una cosa que podemos localizar y tocar o que realmente somos. Pero mientras YO no es objetivamente real, cuando nos identificamos con historias acerca de nosotros mismos, tienen poder real para afectarnos emocional y energéticamente.

TAREA ESCRITA

Cada tarde durante una semana, reflexiona acerca de tu día. Mira cada momento en que te sentiste agitado, sobrepasado, estresado, deprimido, especial, o superior. Pregúntate a ti mismo, “¿Qué debo creer acerca de mi mismo, acerca de cómo debería o no debería ser, para sentirme de esta manera?” Escribe tus respuestas. Identifica tantas historias del yo como puedas que estuvieron en funcionamiento ese día.

Como corolario de esta tarea, visualiza la persona que eras en esos momentos. Piensa en esa persona como “él” o “ella”, en lugar de pensarla como “yo”, y escribe qué creen él o ella de sí mismos, para estar pensando, sintiendo y actuando de la manera en que lo hicieron. Esto ayuda a tomar distancia del sentido de ser creado por la mente y puede hacer más fácil ver las historias del yo. Finalmente, escribe cómo tus historias del yo afectan a tu habilidad para estar presente.

*** El Mandala del Ser, Richard Moss

Fuente: El Mandala del Ser

Últimamente todo me recuerda a “Escocia”, así que hoy vamos a terminar con un viaje por sus paisajes, sus castillos, sus lagos y acantilados de la mano de la banda sonora de la película “BraveHeart” (Corazón valiente). :) ;)

¡Feliz semana! :) <3

Read Full Post »

aura-chakra

Tal como el ego quiere que la percepción que tienes de tus hermanos se limite a sus cuerpos, de igual modo el Espíritu Santo quiere liberar tu visión para que puedas ver los Grandes Rayos que refulgen desde ellos, los cuales son tan ilimitados que llegan hasta Dios. (T-15.IX.1:1)

Has encontrado a tu hermano, y cada uno de vosotros alumbrará el camino del otro. Y partiendo de esa luz, los Grandes Rayos se extenderán hacia atrás hasta la obscuridad y hacia adelante hasta Dios. (T-18.III.8:5-6)

Los Grandes Rayos son entonces, el resplandor de Cristo que fluye desde cada uno de nosotros como un Hijo de Dios. Al igual que el halo dorado que rodea a Jesús en las pinturas medievales, los Rayos son el halo de santidad que fluye desde nosotros. Podemos imaginarlos como grandes reflejos de luz fluyendo en toda dirección desde cada uno de los hermanos que vemos, como así también de nosotros mismos. Visualizar esto es en verdad un excelente ejercicio. Los grandes rayos son la luz de nuestro verdadero Ser, revelado a través de la visión de Cristo. Son los omnipresentes recordatorios que dicen que nuestra verdadera Identidad en más santa y gloriosa de lo que nos imaginamos. <3

Sanamos tanto a nuestros hermanos como a nosotros mismos mirando más allá de la oscuridad de los cuerpos de nuestros hermanos, en dirección a los Grandes Rayos en ellos.

Si bien son pocas las referencias a los Grandes Rayos en el Curso (Curso de Milagros), puede deducirse todo un proceso de sanación a partir de esas referencias. Este proceso de sanación es, esencialmente, un cambio gradual de percepción desde la vista física, que únicamente ve oscuridad en todos, hacia la visión espiritual, que revela los Grandes Rayos emanando de todos. Este proceso puede dividirse en cinco pasos básicos, que resumo a continuación:

  1. Vemos oscuridad.
  2. Vemos honestamente la oscuridad y nos damos cuenta que no la queremos.
  3. Vemos una pequeña chispa de luz en nuestros hermanos.
  4. Contemplar la pequeña chispa en nuestros hermanos, revela los Grandes Rayos en toda su gloria. Esto sana a nuestros hermanos.
  5. Esto nos sana a nosotros: nos hacemos conscientes de los Grandes Rayos en nosotros.

He aquí una sucinta práctica que podemos utilizar como ayuda para contemplar los Grandes Rayos. En líneas generales está basada en la práctica indicada en el Libro de Ejercicios para la Lección 121 y con guía a través del proceso básico que ya hemos referido. Esta práctica utiliza imágenes de luz física, que el Curso generalmente suele emplear como ayuda simbólica para invitar a la experiencia de la luz no-física de Cristo.

  1. Trae a tu mente a algún hermano, no importa quien. Puede ser alguien que te agrade, o alguien que te fastidie. Imagina a este hermano en tu mente, imagina su apariencia.
  2. Piensa en todas las maneras en las que este hermano ha marcado tu vida, para bien o para mal.
  3. Piensa en todas las cosas que ha hecho que te han molestado, y todas las cosas que ha hecho que te han complacido.
  4. Observa ahora cómo todas las imágenes están focalizadas en su cuerpo, en lo que dice y en lo que hace.
  5. No están contemplando a tu hermano por aquello que en verdad es. Sólo estás viendo su cuerpo, y por lo tanto están viendo oscuridad.
  6. Dile a tu hermano “Cuando te miro, sólo veo oscuridad”.
  7. Ahora, considera qué te ha causado esta percepción de tu hermano. Observa detenidamente tanto la angustia como el placer que su cuerpo te ha proporcionado. ¿Acaso te han proporcionado felicidad duradera?
  8. Contemplar a tu hermano como un cuerpo te mantiene separado de él. Esta percepción lo condena a una prisión diminuta, sentenciado a sufrir limitaciones, pérdidas, dolor, enfermedad, senectud y muerte.
  9. Y puesto que te ves a ti tal como lo ves a tu hermano, esta percepción te condena al mismo destino.
  10. Fíjate si puedes ponerte en contacto con el dolor de esta oscura percepción.
  11. Dile a tu hermano, “Tengo la voluntad de mirar más allá de la oscuridad que veo en ti”.
  12. Y ahora, con la ayuda del Espíritu Santo (tu maestro interior), abre tu mente a una nueva percepción de tu hermano. “Trata de percibir algún atisbo de luz en alguna parte de él, algún pequeño destello que nunca antes habías notado. Trata de encontrar alguna chispa de luminosidad brillando a través de la desagradable imagen que de él has formado”. (L-pI.121.11:2-3)
  13. Dile a tu hermano “Veo la chispa de luminosidad en ti”.
  14. Ahora, “trata de que esa luz se expanda hasta envolver a dicha persona y transforme esa imagen en algo bueno y hermoso” (L-pI.121.11:4).
  15. Permite que esa chispa que ves en tu hermano se expanda hasta transformarse en los Grandes Rayos, fluyendo desde tu hermano en radiante gloria.
  16. Esto es lo que la oscuridad de su cuerpo ocultaba de tus ojos. Esto es lo que tu hermano es en realidad, El Cristo, el santo Hijo de Dios.
  17. Permite que esta visión se extienda desde tu mente hacia la mente de tu hermano. Permite que esta visión le brinde sanación a tu hermano.
  18. Dile a tu hermano “Veo los Grandes Rayos refulgiendo desde ti, tan ilimitados que llegan hasta Dios” (basado en T-15.IX.1:1)
  19. Ahora, “permite que tu hermano te ofrezca la luz que ves en él” (L-pI.121.13:1).
  20. Permite que los Grades Rayos en tu hermano resplandezcan sobre tu mente, colmándote con la radiante luz y santidad de Cristo. Aquello que has dado es lo que has recibido.
  21. Permite que la sanación que le has brindado a tu hermano resplandezca desde su mente sobre la tuya.
  22. Los Grandes Rayos fluyen por igual desde ti y desde tu hermano. Disfruta de esta gloriosa visión. Permite que los Grandes Rayos en ambos se fundan, y se conviertan en una sola luz.
  23. Dile a tu hermano en gratitud, “Estás en la luz conmigo” (L-pI.87.2:3). Esto allana el camino de regreso al pleno conocimiento de la luz de Dios.

Con el tiempo y la práctica, miraremos más allá de los cuerpos de nuestros hermanos y veremos más y más los Grandes Rayos. El Curso nos promete que finalmente veremos todo el mundo bañado en el reflejo de la luz de Dios. Más allá de aquellos trozos de carne que alguna vez nos ocasionaron dolor, los ojos de Cristo en nosotros contemplarán la gozosa “visión del Hijo de Dios (T-21.I.9:1): “un arco de luz dorada … extendiéndose hasta el infinito y brillando eternamente sin interrupciones ni límites de ninguna clase” (T-21.I.8:1,4).

Llegará el momento cuando caminemos en este mundo con una visión de gloria indescriptible. <3

Sin embargo, esta visión no es el final sino que es un heraldo de cosas aún más grandes: “Cuando la hayas aceptado como la única percepción que deseas, se convertirá en conocimiento debido al papel que Dios Mismo desempeña en la Expiación” (T-15.IX.1:5). La visión revela la realidad. El reflejo de la luz de Dios se convierte en la luz misma. La verdadera percepción que permitió que los Grandes Rayos en nuestra conciencia refulgieran sobre la tierra, se traduce finalmente en el infinito conocimiento de la luz de Dios en el Cielo. <3

Texto de Greg Mackie

Fuente: Despertar al Amor

Hoy he querido compartir con vosotros este ejercicio que es uno de mis favoritos de Un Curso de Milagros y que suelo recomendar a mis clientes como complemento a la sanación. Recordar a todos los que no hayan trabajado con un Curso de Milagros que esta visualización no requiere esfuerzo, no se trata de que “nosotros” nos forcemos a ver la chispa de luz o los Grandes Rayos sino más bien a que nos abramos a la visión que el Espíritu Santo (nuestro maestro interior) nos revela. :)

Y para terminar hoy dos grandes voces y una canción de las que ponen los “pelos de punta”. <3

¡Que tengáis una feliz semana! :) <3

Read Full Post »

emociones2

El Hígado:

Está a cargo de descomponer y de almacenar y reconstruir la materia. Si la vida de una persona se desmorona, y no puede llevar a cabo la tarea de reconstruir, entonces uno almacena sensaciones de hallarse sobrecargado, sobre-exigido, lo cual puede crear bronca, odio y resentimiento. Mucha gente de hecho están sobrecargadas por las circunstancias de sus vidas, pero el umbral difiere ampliamente y por supuesto muchas personas tienen distintas neurosis cuando se sienten sobrecargadas.

Los Pulmones:

Tienen dos funciones: inspiran la vida y expresan ideas a través del habla. Si tiene problemas con los pulmones, la expresión de uno está siendo sofocada, no se pueden expresar libremente, en algún área de su vida.

Cuando una palabra subyuga a un niño, el niño puede convertirse ya sea en una persona muy ruidosa y que siempre presiona a los demás para que justamente lo escuchen, lo cual es uno de los órganos del cuerpo y su relación con las emociones sobre estimulación de los pulmones, o nos rendimos, porque nos hallamos oprimidos y cerramos nuestra comunicación, y entonces tenemos los pulmones débiles.

Generalmente si ustedes tienen problemas con los pulmones, es porque tienen que hacerse oír, y aprender nuevas formas de comunicación. Y con respecto a sentirse oprimidos, recuerden que hay cierta gente que se siente oprimida en un segundo, uno se les acerca y ya se sienten oprimidos, eso es lo que quiero significar. Ellos están tan llenos sin poder desagotar, por eso toda la reducción del stress es una ayuda tan grande.

La meditación reduce al stress y si aprenden a hacerlo adecuadamente es muy útil, pero si lo hacen solamente un rato corto esto no consigue el efecto deseado.

El Estómago:

Es la asimilación de las experiencias de nuestros ideales, y si sienten que es demasiado lo que pasa, uno no puede asimilar las cosas adecuadamente, entonces el estómago se puede descomponer, y el resultado de una preocupación crea una rajadura entre la mente y las emociones.

Recuerden nuevamente que si sienten que es demasiado lo que pasa, y para mucha gente es cierto, los que tienen muchos temas simultáneos, todo está sucediendo demasiado y todo el tiempo, siendo ellos mismos los que están creando todo eso, ya que son patrones de conducta, entonces hay que mirar.

El Páncreas:

Tiene que ver con el azúcar y con la dulzura de la vida, pudiendo el mismo ser dañado por la amargura, en especial una mamá muy amargada, y hay mucha gente sufriendo este problema.

Los Riñones:

Involucran emociones y son el canal procesador de agua más importante, ya que es ahí donde se almacena los temores resultantes de traumas, los cuales dañan a la vitalidad de la persona, bloquea su motivación y su entusiasmo. Cuando el temor se almacena en los riñones, el individuo se hallará incapacitado de manejar situaciones emocionales futuras.

El Bazo:

Retiene los fracasos, los deseos de muerte, apatía, y si una persona enfrenta más dificultades de las que puede soportar, uno se puede dar por vencido, uno puede creer que realmente fracasó, y pierde su voluntad para vivir, y su deseo de vivir. Se presentan problemas de circulación y digestión, pereza, porque los sentimientos se mueren, y uno tiene a intelectualizar todo, y uno siente este tipo de apatía y tiernamente lo soportamos, y como que la alimentamos. Es un problema del bazo.

Las Gónadas:

Ellos almacenan lo inconsciente, cuando uno abandona su habilidad de manejarse uno mismo, por medio de drogas, alcohol, lastimaduras, accidentes, cuando uno pierde su propio empoderamiento, energías externas a nosotros pueden posesionarse de nosotros y poseernos.

Corazón:

Tiene que ver con el amor, y el daño ocasionado al corazón siempre es por la pérdida, cuando uno resquebraja la confianza de una persona en uno, y eso nos conduce al temor, más pérdidas y también a la posesividad, a los celos, egoísmo, todo eso es el daño y el corazón está roto.

La Vesícula Biliar:

Es el precursor a tener problemas cardíacos, y resulta dañado por el temor a la pérdida, y todas las tensiones resultantes de una falta de confianza en la vida.

Es ansiedad con respecto al futuro y acá hay que mirar el tema de la concepción, si los padres no son positivos cuando ustedes fueron concebidos, si el alma pasó por un momento de trauma y no fueron bienvenidos a la nueva encarnación y hay una gran desilusión del alma acerca de la forma en la que los padres se ocuparán del niño, entones hay problemas en la vesícula biliar.

Los Pechos:

Representan el aspecto nutriente de lo femenino, como así también a la sexualidad y almacenan los sentimientos de la mujer con respecto a su sexualidad y de cómo los hombres la ven.

De forma que si hay un trauma sexual, represión, resentimientos respecto a las expectativas de su rol, entonces puede suceder un daño.

Las Piernas:

Nos llevan hacia delante, nos sostienen, los problemas se presentan cuando la persona no ha tenido el coraje de dar un paso nuevo. Muchas veces es porque aquellas personas no han tenido el apoyo que él o ella creyó necesitar, y entonces comienza a tener problemas con sus piernas.

Las Manos:

Corresponden al dar y recibir, y el problema se desarrolla cuando una persona no se siente igual a otras, y no pueden encontrar el balance justo entre el dar y el recibir. Eso tiene que ver con si usa su fuerza de voluntad o la cede.

Este desequilibrio se produce por un ego superdesarrollado o una falta de autoestima.

El Cuello:

Es la parte flexible de la columna dorsal, es el balance de su voluntad con flexibilidad. Un cuello duro es una actitud rígida, la tensión se siente en el cuello cuando la propia rigidez le hace mantener a uno conceptos rígidos y esos son desafiados.

El Pelo:

Es gobernado por el hígado de modo que la pérdida de cabello se produce por aferrarse rígidamente a la bronca o enojo. Cuando alguien impone su voluntad sobre otros para probar simplemente su punto de vista, uno sigue trayendo a la vista resentimientos pasados, o sea recordándolos. Y son cabeza duras. Pueden tener problemas con el pelo.

Las Caderas:

Son los puntos de equilibrio, son energía creativa asociada con la crianza de los niños.

Es nuestra habilidad de pararnos y valernos por nosotros mismos, y la flexibilidad en las caderas, está relacionada con su sentimiento de libertad personal, y acá miramos a los adolescentes, en los cuales se producen temas acerca de su primer sentimiento de separación de los padres, de las expectativas, de sus direcciones, tenemos una entidad sexual.

Si uno se rinde al control de los padres, como adolescentes, en vez de encontrar nuestra propia dirección, entonces las caderas no se desarrollan adecuadamente. De modo que el deterioro de las caderas realmente surge de una culpabilidad sexual, de modo que si sentimos culpa y resentimiento, porque hemos permitido que otros tomen decisiones por nuestra cuenta, y no hemos expresado nuestro poder, también tenemos deterioro en las caderas.

La Tiroides:

Es donde almacenamos enojo, es el deseo de poder, de actitudes rígidas, cuando las tiroides no funcionan bien. Hay una calcificación anormal en los huesos, y que puede también desarrollar una artritis y de vuelta el cuerpo rígido proviene de una mente rígida.

El Timo:

Almacena temor y gobierna nuestro sistema inmunológico de forma que el miedo hace que una persona retroceda y se achique y se puede perder la integridad en una situación, y cuando esto sucede el cuerpo permite la entrada de virus.

Cuando uno tiene un virus, hay que mirar por dónde surgió el temor en su vida, dónde uno se achicó frente a una situación, tiene que volver a esa situación e imaginarla en forma diferente y cambiarla y ello ayuda a combatir el virus.

Las Glándulas Suprarrenales:

Almacenan pena y nos lleva al complejo de víctimas, ¿peleo o me escapo? Siempre creen que hay algo ahí afuera que se va a apoderar de ellos, y los está persiguiendo.
Cuando no están dispuestos a soportar amorosamente una experiencia emocional dolorosa, esa persona reacciona como si el mundo fuera responsable por su experiencia dolorosa, y se olvida de que cada persona es responsable de su propia creación, de su vida.

La Glándula Pituitaria:

Almacena pena reprimida, porque al experimentar pena o dolor, puede ser una puerta o un portón hacia una conciencia superior, después de que los juzgamientos de las glándulas inferiores son transmutadas.

Soportando amorosamente el dolor, justamente esto permite que nosotros experimentemos la dualidad y reconciliar, y esto justo libera toda la parte del juzgamiento y ayuda a la glándula pituitaria.

La dualidad representa lo correcto e incorrecto, lo bueno y lo malo, lo positivo o lo negativo, a todo nivel.

La Glándula Pineal:

Necesita luz natural, de día, necesita entusiasmo y si no hay suficiente entusiasmo en su vida, la glándula pineal no funciona adecuadamente, así que tienen que salir a la naturaleza, porque la naturaleza a fin de hallar algo de luz natural, y eso realmente va a ayudar.

La Columna Vertebral:

La columna vertebral representa su voluntad, la fuerza de voluntad, es como que cuando uno no mantiene su propia visión, al enfrentarse con la presión que viene de afuera, uno puede llegar a tener ESCOLIOSIS, la distorsión de la columna, la que se tuerce porque su fuerza de voluntad se doblega.

Cuando uno utiliza la columna vertebral para hacer trabajo espiritual, nuestra fuerza de voluntad está alineada con la voluntad divina, y algunas personas lo llaman co-creación, pero realmente se trata de la columna vertebral que se abre a la Kundalini, lo cual es simplemente la parte femenina que se halla en la columna y a medida que nosotros nos damos cuenta de ello, ella también se va dando cuenta.

Los Órganos Sexuales:

Son reproducción, esto por supuesto es su habilidad de expresarse sexualmente. Puede haber una inhabilidad de recibir la parte femenina si los padres desearon un chico del sexo opuesto, puede ser que uno se enfrenta a la propia moralidad y está realizando un auto-castigo.

La Espalda:

Es lo que uno deja detrás suyo, lo que se quiere olvidar, lo que está en el fondo de nuestra mente, la parte baja de la espalda es el apoyo, y el dolor en esta parte es cuando una persona resiente al no tener el apoyo que él o ella cree que necesita, a fin de lograr algo.

La Vejiga:

Libera agua, es la expresión de manifestar exteriormente su emoción. Si la vejiga es débil, la persona siente dificultades en expresar sus sentimientos.

El Intestino Delgado:

Es la etapa final de la digestión, es el comienzo de la absorción, provee la base para la construcción y el crecimiento, construye su personalidad, su carácter, su fuerza de voluntad, su confianza, pero más importante que todo es que refleja los estados más importantes de nuestra vida.

De modo que puede que realmente no funcionemos cuando una persona sufrió una gran vergüenza. Esa vergüenza sufrida en la primera infancia. Son muy conscientes, muy cercanas las personas, piensan que no se están acordando o pensando en ello, pero se acuerdan del colegio, la primera vez que menstruaron, los niños con quienes jugaron, algún pariente que les hizo sentir vergüenza.

El Intestino Grueso:

Tiene que ver con la materia sólida y esto nos muestra si somos capaces de lidiar bien con todos los temas materiales.

El Intestino Grueso tiene que ver totalmente con dejar ir y soltar todas las cosas que no nos sirven, y la incapacidad de dejar ir puede ser el resultado de un miedo a la pérdida. ¿Qué es lo que se pierde si se deja ir? Tienen que fijarse de vuelta en el momento de la concepción, qué es lo que formó la actitud de la personalidad de esa persona.

*** Ayurveda Tibetano. Las emociones y los Órganos internos

Fuente: Barcelona Alternativa

Terminamos con un bonito vídeo de animación capaz de expresar sentimientos a través de la danza y el movimiento. Se titula: Thought of you. <3

¡Feliz semana! <3

Read Full Post »

abrazo-de-amor-147

—> Con este artículo finalizamos los “Doce Pasos del Perdón”, con los que empezamos hace unos meses. Puedes ver todos los pasos del perdón anteriores en este enlace: 12 pasos del perdón.

La manera más fácil de abrir tu corazón es pedir ayuda u ofrecerla. Si estás teniendo dificultades, pide ayuda. Pídesela a un amigo. Pídesela a un extraño. Pídesela a Dios. Pide. La puerta del corazón no puede abrirse si no le das permiso para que se abra. Pedir es dar permiso. Es una invitación al Espíritu Santo para que te ayude a ver las cosas de otra manera. Es una invitación a tus hermanos y hermanas para que viertan su amor y su aceptación en ti. «Llama y se te abrirá». La petición sentida en el corazón siempre recibe respuesta. Es posible que la respuesta no se presente de la manera que esperas, pero está allí si estás dispuesto a verla. El hecho mismo de mirar te abre a encontrarla. ¿Estás buscando amor? Entonces lo encontrarás. Si no aparece inmediatamente, sigue mirando. Si el amor no satisface tus expectativas, deshazte de ellas. El amor está allí, en alguna parte. Cambia todas las ideas o percepciones que bloquean tu conciencia de la presencia del amor, y sin duda lo encontrarás. Recuerda, si no buscas el amor no lo encontrarás. No seas tímido. Si quieres abrir tu corazón, ofrece ayuda a alguien. Acércate a un amigo o a un extraño; no importa. Deja que tu intuición te guíe. Allí fuera, en alguna parte, alguien está pidiendo amor. No, no de manera evidente, sino silenciosa. Y tú sabrás quien es.

Ofrece amor sin poner condiciones. Ofrece ayuda sin esperar nada a cambio. Eso te abrirá el corazón. Y también abrirá el corazón de otros. Cada uno de nosotros tiene la clave de la salvación. Y nos la podemos ofrecer mutuamente con un gesto de apoyo, con una amable palabra de ánimo. Podemos ofrecérnosla mutuamente viendo cada ataque como una petición de amor.

El corazón se abre cuando nos aceptamos a nosotros mismos con todas nuestras contradicciones, con todas nuestras cargas, con todas nuestras luchas. El corazón se abre cuando aceptamos a la otra persona con todas sus pruebas y tribulaciones. El corazón se abre cuando abrimos el corazón de manera simple, como se lo abriríamos a un niño herido. Y se abre cuando el niño interno herido se abre a recibir el amor que se le ofrece.

No hay nada misterioso con respecto a lo que abre el corazón. La aceptación lo abre. No hay nada misterioso con respecto a lo que cierra el corazón. El juicio lo cierra. El corazón es un músculo espiritual. Se abre y se cierra. Cuanto más trabaja, más se fortalece. No te juzgues a ti mismo si sientes que tu corazón se tensa. Sólo se tensa para volver a abrirse. Lo único que tienes que hacer es permitírselo.

Deja que el dolor vaya y venga. Deja que todo pase a través de ti. Respira profundo. Deja que el aire entre y salga. Sé un canal para la vida. No te resistas en la inspiración ni retengas la espiración.

Simplemente deja que la respiración vaya y venga. Deja que la vida vaya y venga, con sus altibajos. No te apegues a unos ni a otros. No tengas miedo de ellos. Por más que lo intentes no vas a cambiar el flujo de la vida, sus vaivenes. La vida sigue tanto si te aferras como si sueltas. Cuando te aferras, tus músculos se tensan. Cuando sueltas, tus músculos se relajan. ¿Estás tenso ahora mismo? Está bien. Simplemente sé consciente de ello. En la propia toma de conciencia se produce la liberación.

Para abrir el corazón, tienes que estar dispuesto a seguir el flujo y el reflujo, la contracción y la liberación. No esperes poder subir a los picos sin descender a los valles. Para abrir el corazón, tienes que estar dispuesto a estar presente ante cualquier cosa que ocurra aquí y ahora. No tienes que hacer nada. Simplemente tienes que ser. Eso es suficiente. Sé contigo mismo. Sé con los demás. Sé con Dios. Eso es suficiente. Las acrobacias son hermosas de observar, pero no son necesarias. No tienes que pasar por el aro para conseguir amor. Sólo tienes que estar dispuesto a recibirlo. Sólo tienes que estar dispuesto a darlo.

Tú no decides de dónde viene el amor ni adonde va. Simplemente viene y tú le dejas entrar. El entra, y tú le dejas ir. La conciencia es un canal para el amor, pero no es su origen. Cuanto más te conviertes en un conducto para el amor, más te das cuenta de esto. El amor es el único poder. Todo lo que no es amor es un contenedor para él. El amor es real. El cuerpo/mente sólo es un canal. Su realidad se halla en la realización de su finalidad.

Por sí mismo, el cuerpo/mente sólo es un amasijo de preocupaciones y miedos, de expectativas y juicios. Es un fenómeno destructivo y temporal. Nace. Sufre. Y muere. No tiene un propósito propio. Su único propósito es ser un contenedor para el amor. Es el cuerpo del amor, la mente del amor, el discurso del amor, la acción del amor. Es el amor sentado en silencio y el amor danzando. <3

Al abrirnos a la aceptación de nosotros mismos y de los demás, empezamos a ver esto. A medida que pedimos ayuda y la ofrecemos, empezamos a entender que nuestros cuerpos y mentes contienen una energía increíblemente poderosa.

Esta energía no puede ser manipulada ni controlada. Pero puede ser experimentada. Llega un momento de nuestro desarrollo espiritual en el que entendemos los conceptos lo suficientemente bien. No tenemos que leer más libros ni asistir a más talleres. Simplemente tenemos que aplicar lo que ya sabemos en nuestra vida cotidiana.

En un sentido muy profundo, en este momento es cuando establecemos un compromiso con nuestro camino espiritual. Todo lo ocurrido hasta este punto sólo ha sido una preparación para este momento de rendición. Éste es el bautismo de fuego del que habló Jesús. Este es el momento en que volvemos a nacer en Espíritu.

Ahora cada día se convierte en una enseñanza viva para nosotros. La necesidad de profesores y de libros especiales queda atrás. Cada hermano y hermana es un maestro. Cada suceso de nuestra vida es el despliegue de una escritura profunda. Nuestros amigos miran alucinados mientras hacemos una hoguera y echamos al fuego nuestros libros espirituales.

La cáscara externa se cae. Él núcleo interno florece. Las acciones hablan más alto y claro que las palabras.

Todos llegamos a este punto en el que caemos de manera simple y hermosa en el corazón. Y entonces sabemos que lo que importa no es lo que decimos, sino cómo lo decimos. Y tampoco importa lo que hacemos, sino cómo lo hacemos. Sabemos que todas nuestras creencias no significan absolutamente nada si no vemos, hablamos y actuamos a través de los ojos, los labios y el semblante del amor.

Éste es un lugar al que llegamos no una vez, sino muchas veces. Al principio, ahí nos sentimos incómodos, y volvemos corriendo a la seguridad de nuestras metas y conceptos. Más adelante somos capaces de permanecer ahí durante un tiempo y de recargarnos emocionalmente. Antes de que pase mucho tiempo, anhelamos este lugar donde podemos estar sin esfuerzo. Y cuando llegamos, no queremos irnos. Esto está bien. El hogar no es un lugar donde vivimos en todo momento. Es un lugar desde el que salimos y al que volvemos, una y otra vez.

El hogar es este lugar donde podemos estar juntos sin sentirnos incómodos y sin palabras innecesarias.

Bienvenido, hermano.

Bienvenida, hermana.

Te saludo al entrar.

Te saludo al salir.

Siéntete bien.

Que tu vida te colme de bendiciones. <3

*** Paul Ferrini, los doce pasos del perdón

*** Te recuerdo que la Promoción de Liberación del Muro del Corazón sigue operativa.

Hoy nos despedimos con un vídeo de una iniciativa, “Abrazos gratis“, que ya ha dado la vuelta al mundo. Una oportunidad para abrir el corazón. El vídeo me emociona cada vez que lo veo, y la canción de Presuntos Implicados es una de mis favoritas de este grupo. Espero que os guste tanto como a mi. :)

¡Feliz semana! <3

Read Full Post »

abrazarse

Al principio puede parecer extraño el concepto de perdonar a tu cuerpo; sin embargo, dedica unos momentos a considerar lo siguiente: ¿Conoces a alguna persona que realmente ame y acepte su cuerpo? ¿Tú amas y aceptas el tuyo?

Para la mayor parte de la gente, el cuerpo es objeto de ridículo, rechazo, negligencia, odio y maltrato. Si eres como la mayoría probablemente tus creencias desafían las inclinaciones naturales de tu cuerpo, único y especial. Los rasgos faciales, la forma de cuerpo, la textura o el color de los cabellos, son sólo algunos de los aspectos de tu apariencia que tal vez te hacen infeliz. Quizá rechazas algunas partes de tu cuerpo simplemente porque existen. ¿Te enseñaron, por ejemplo, que los genitales son algo “feo” o “sucio”? ¿Te avergüenzas de ciertas partes de tu cuerpo, o las ignoras, considerándolas objeto de desprecio?

Primer paso

Para sanar y poner paz en la relación con nuestro cuerpo, antes que nada es necesario que nos perdonemos por ser humanos. porque ser humano es tener un cuerpo. Y rara vez nuestro cuerpo es como nos gustaría que fuera. Tenemos necesidades muy poderosas, como el impulso sexual, por ejemplo, que a veces puede ser molesto, confuso y exigente. No siempre nos sentimos cómodos en nuestro cuerpo, y es cierto que envejece y muere. Perdonarnos por ser humanos significa aceptar que eso es así. Los repito, la aceptación no supone derrota ni resignación. Es la elección de no rechazar ni resistirnos a las cosas tal como son, lo que no podemos cambiar inmediatamente o lo que no cambia con la rapidez que querríamos. La aceptación tampoco significa que haya que ser pasivos y descuidar el cuerpo. Supone más bien que, al dejar marchar la crítica y la resistencia crónicas con respecto al propio cuerpo “tal como es”, uno libera energía que contribuirá a que se produzca la curación, con lo cual sin duda se va a sentir más a gusto consigo mismo.

¿Te puedes imaginar estar en paz con tu apariencia física “tal como es”? Si tu respuesta es “no”, ¿quieres abrirte a la posibilidad de estar en paz con tu apariencia física? El hecho de estar en paz con nuestro aspecto y de aceptarnos no altera necesariamente el deseo de cambiar de apariencia, pero en lugar de que nuestros motivos para hacerlo sean el odio y la condenación de nosotros mismos, estarán inspirados por el respecto por nosotros mismos y el deseo de cuidarnos y mimarnos.

Ejercicio: Afirmaciones para sanar la relación con el cuerpo

La técnica de las afirmaciones te será muy útil para sanar la relación que tienes con tu cuerpo. Una manera de trabajar con las afirmaciones es la siguiente: Escribe una frase que afirme que amas y aceptas tu cuerpo. Después de escribirla permite que venga a tu mente una reacción. No censures tus reacciones. Por ejemplo, si la afirmación es “Estoy dispuesto a aceptar mi cuerpo tal y como es”, tu reacción espontánea podría ser algo similar a “Ni hablar”. Entonces, escribe esa reacción a continuación de la afirmación que acabas de hacer. Después escribe la misma afirmación muchas veces, añadiendo a continuación de cada una tu reacción espontánea. Por ejemplo:

Estoy dispuesta a aceptar mi cuerpo tal y como es. Ni hablar.

Estoy dispuesta a aceptar mi cuerpo tal y como es. Me parece que no.

Estoy dispuesta a aceptar mi cuerpo tal y como es. Entonces no cambiaría nada.

Estoy dispuesta a aceptar mi cuerpo tal y como es. ¡Ja!

Estoy dispuesta a aceptar mi cuerpo tal y como es. No me gustan mis piernas.

Estoy dispuesta a aceptar mi cuerpo tal y como es. ¡Qué alivio!

Observa como cambian tus reacciones a medida que trabajas con la afirmación. Dejar que salgan las reacciones negativas desde el inconsciente a la superficie y de ver las creencias y actitudes que no nos dejan aceptarnos a nosotros mismos. Crea afirmaciones que expresen tus objetivos y continúa trabajando con las misma afirmación hasta que tus reacciones sean neutras o positivas; después comienza con otra afirmación. Si no te viene a la mente ninguna reacción, repite la afirmación. Cuando se te revelen tus sentimientos, actitudes y creencias, descubrirás el poder de transformación del trabajo de las afirmaciones.<3

A continuación puedes ver un ejemplo:

Estoy dispuesta a ver mi belleza física. No puedo.

Estoy dispuesta a ver mi belleza física. ¿Donde?

Estoy dispuesta a ver mi belleza física. Es tan escasa.

Estoy dispuesta a ver mi belleza física. Pero es que es muy poca.

Estoy dispuesta a ver mi belleza física. Tendría que liberarme.

Estoy dispuesta a liberarme de los valores estéticos de los demás.

Eso es lo que he tenido siempre para medirme.

Estoy dispuesta a dejar de criticar mi cuerpo.

¡Qué esperanza!

Estoy dispuesta a dejar de criticar mi cuerpo. No me lo puedo imaginar.

Estoy dispuesta a dejar de criticar mi cuerpo. Lo intentaré.

Estoy dispuesta a dejar de criticar mi cuerpo. Pobrecita mía.

Estoy dispuesta a acoger mi cuerpo en mi corazón. ¡Qué terrible!

Estoy dispuesta a acoger mi cuerpo en mi corazón.

Estoy dispuesta a acoger mi cuerpo en mi corazón. Es tan asqueroso.

Estoy dispuesta a acoger mi cuerpo en mi corazón. Es tan desaliñado.

Estoy dispuesta a acoger mi cuerpo en mi corazón.

Estoy dispuesta a ver que mi cuerpo forma parte de mí. Por supuesto.

Estoy dispuesta a ver que mi cuerpo también soy yo.

Estoy dispuesta a ver que mi cuerpo también soy yo.

Estoy dispuesta a ver que mi cuerpo también soy yo.

Ay no, por favor, por favor. Ábrele los brazos a tu cuerpo. Ábreme los brazos. Abraza a tu cuerpo. Abrázame. Déjate de ascos, simplemente abrázame. Déjate de ascos, abrázame. Acéptame, formo parte de ti. Forma parte de mi. Pobrecito mío. ¿Por que te he despreciado durante tanto tiempo? ¿Por que te he odiado tanto, durante tanto tiempo? Siento un dolor terrible, tu sufrimiento. Mi cuerpo es tan inocente…¿Donde estaría sin ti? Supongo que como siempre necesitaba adelantarme. Si digo que te odio antes de que todos los demás lo digan, no dolerá tanto. Chorradas. Soy digna de amor, eres digno de amor. Duele no ser amado. Y tú te mereces serlo, no sólo por mí sino también por los demás.

Mi cuerpo merece amor. Necesita amor.

Mi cuerpo merece amor. Desea amor.

Mi cuerpo merece amor.

¡Mi cuerpo merece amor!

Mi cuerpo merece amor. ¿Donde he estado?

Mi cuerpo merece amor. Tristeza.

Mi cuerpo merece amor.

Dejaré de tenerte abandonado.

Mi dispuesta a perdonar a mi cuerpo. Por primera vez…

Mi dispuesta a perdonar a mi cuerpo. En ciertos momentos, de todas maneras.

Mi dispuesta a perdonar a mi cuerpo. Ansía mi perdón.

Mi dispuesta a perdonar a mi cuerpo. Lo estoy, lo estoy, lo estoy.

Mi dispuesta a perdonar a mi cuerpo. Olvidaré.

Perdono totalmente a mi cuerpo. Poco a poco.

Me costará un poco acostumbrarme. Perdono totalmente a mi cuerpo.

Me costará un poco acostumbrarme. Amo a mi cuerpo.

Amor a mi cuerpo. Amo a mi cuerpo.

¡Qué hogar más agradable! Amo a mi cuerpo.

Amo a mi cuerpo.

La posibilidad de amar realmente a nuestro cuerpo puede provocarnos muchos sentimientos. Tristeza, al darnos cuenta del rechazo y el odio que hemos sentido antes. Sentimiento de aflicción y pérdida, por abandonar un viejo ideal que presentimos que nunca se hará realidad. También se puede sentir alivio, paz y una creciente sensación de aceptación y de amor por nosotros mismos. En realidad, sólo aceptándose a uno mismo se puede dejar de poner en peligro el amor por uno mismo. Cuanto más aceptamos, valoramos, amamos y escuchamos a nuestro cuerpo, más integramos ese amor por nosotros mismos. Y cuanto más crecen esa aceptación y ese amor, más a gusto nos sentimos en nuestro cuerpo y más guapos y atractivos nos volvemos físicamente. El hecho de perdonarse activa un brillo interior que es esencial para el atractivo de cualquier persona. La autocrítica nos roba el brillo y la chispa naturales que instantáneamente hacen que cualquiera que nos mire de verdad nos vea guapos, con independencia de la forma del cuerpo y de los rasgos de la cara. La verdadera belleza siempre procede del interior.<3

***Texto y Ejercicio extraído del libro: “Perdonar” de Robin Casarjian

*** Este ejercicio puede ponerlo en práctica con muchas otras situaciones que estés atravesando en este momento en tu vida: “Estoy dispuesta a aceptar esta situación (X, la que te preocupe) tal y como es”. También con personas: “Estoy dispuesto a perdonar a (X, nombre de la persona)”, o a ti mismo: “Estoy dispuesta a perdonarme por…(X, situación que no puedes perdonarte)”. También en el caso por ejemplo de enfermedad: “Estoy dispuesto a aceptar esta enfermedad tal y como es”. O dejar ir adicciones del tipo que sea: “Estoy dispuesto a dejar ir mi adicción a …”. Hay muchas versiones de este ejercicio. Lo importante es nuestra disposición a sanar y a ver las cosas de manera diferente. :)

Y hoy terminamos con una chico que canta muy bonito, Pablo Alborán, y un adelanto de su nuevo disco. <3

¡Feliz semana! :)

Read Full Post »

yoga playaLa ciática es un pinzamiento del nervio ciático que se produce a la altura de las vértebras lumbares, suele provocar un dolor muy intenso que puede manifestarse en cualquier punto del recorrido del nervio, es decir, desde la columna vertebral, pasando por las nalgas, el muslo y la pierna hasta los dedos meñique y gordo del pie. El dolor de ciática expresa ira, pesar, tristeza y sensación de pérdida.

Se pueden hacer distintas interpretaciones dependiendo de la zona del nervio donde el dolor es más intenso, por ejemplo: si el dolor es más fuerte en la nalga (parte del cuerpo que simboliza el poder, encontrarse bien “asentado” nos expresa el dolor y el temor que sentimos a perder nuestro poder (dinero, prestigio, posición, etc.) y dejar de sentirnos una persona valiosa.

Si el dolor es más intenso en el muslo (apoyo, proyectos) o en la pierna (avanzar, ir hacia los demás) nos comunica que sentimos miedo a enfrentarnos con una situación que pone de manifiesto nuestra inseguridad, (una separación, la pérdida del trabajo, etc.).

Como la pierna habla de relación, una inflamación del nervio ciático en ella, puede ser debido a que nos hemos sentido traicionado o abandonado por algún familiar o amigo en el que nos apoyábamos, o bien puede expresar cierta forma de culpabilidad por habernos comportado de manera hipócrita con alguien de nuestro entorno más cercano.

La ciática recorre el trayecto del meridiano de la vejiga según la medicina china. Este meridiano es el encargado de eliminar de nuestro cuerpo, para evitar que se intoxique, las “aguas usadas”. Simbólicamente, el ser humano también necesita eliminar sus viejas creencias, sus antiguas costumbres, es decir, las “viejas memorias” que contaminan nuestro espíritu; y, adoptar una nueva forma de pensar acorde con nuestro momento presente.

Cuando el nervio ciático se inflama nos indica un miedo al cambio. Nos hemos acostumbrado a nuestras viejas creencias o hábitos, a una manera de vivir determinada que nos reporta cierta estabilidad y que no estamos dispuestos a abandonar. “Miedo a ir hacia delante, en la nueva dirección que me trae la vida”.

También puede inflamarse cuando retenemos nuestra agresividad porque estamos enfadados con alguien con quien nos sentimos humillados y no queremos someternos bajo ningún concepto. Más bien, le detestamos y nos gustaría darle un buen puntapié; pero, sólo se queda en la intención.

Puede manifestarse dolor de ciática en aquellas personas con problemas económicos, con miedo a la pobreza y desconfianza hacia el porvenir.

O en aquellas otras que soportan excesivas responsabilidades, que aceptan cualquier encargo y son incapaces de decir que “no” por miedo a que no les quieran. Se trata de individuos con falta de autoestima y de confianza en sí mismos.

Doblarme…delante de alguna persona o situación. Está relacionado con las vértebras L5 y S1 expresa una problemática de acción contrariada por un colateral dentro de un contexto sagrado. A veces se trata de conflictos de doble apremio, de doble compromiso o de doble dirección, por ejemplo: fidelidad/engaño, seguridad/libertad. También puede indicar un conflicto relacionado con la sexualidad. Sexualidad fuera de la norma. Prohibición de incesto.
Si afecta a la nalga derecha es más bien un conflicto de tipo afectivo. Si por el contrario el origen está en la nalga izquierda hace referencia a un conflicto profesional.

Si afecta a L4 y L5 expresa conflictos por las normas, las reglas, con nuestros colaterales, “yo no soy como los demás”.

Si afecta a la pierna derecha: “Miedo a carecer de dinero”. De poder hacer frente a las necesidades financieras “en lo que a mí respecta”.

Pierna izquierda: “No poder darlo todo, en el plano material, a la gente que amo”.

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:

Tomar conciencia del apego a los bienes materiales sin sentirse culpable. Es algo humano. Cuando confiamos en nuestra capacidad para satisfacer nuestras necesidades, el apego material desaparece.

Darse cuenta de la situación de sobrecarga para compensar su falta de confianza y seguridad y no volver a caer en ella.

Efectuar una reorientación, un cambio, moverse interiormente.

Transmutar la humillación en humildad y tratar de ser sinceros con uno mismo y con los demás.

Fuente: Joman Romero, Autor del libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

Fuente: Sanación Holística Salamanca

Puedes ver más información sobre las vértebras lumbares en este enlace: Mapa emocional vertebral (III), lumbares

Nos despedimos con Cristina Perri y su canción, “Human<3

El Código de la Emoción nos ayuda a identificar y liberar los bloqueos que están en el origen de esta situación. Puedes ver precios y promociones aquí.

¡Feliz semana! :)

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 937 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: