Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Emociones Atrapadas’ Category

niños alasFotografía: Gregory Colbert

“La recuperación (el acto de encubrir el asunto reprimido que nuestra experiencia vital está intentado sacar a la luz) lleva siempre a una vida de silenciosa desesperación, mientras que el “descubrimiento” (el acto de asumir los asuntos reprimidos que emergen como material en bruto para el crecimiento emocional) lleva siempre a la vida.” ~Michael Brown

¿Qué se puede hacer cuando una catástrofe como la del avión de Germanwings ocurre? ¿Cual es nuestra responsabilidad en sucesos de esta magnitud? Cuando me hago esta pregunta siempre escucho la misma respuesta: Responsabilizarte de tu propia experiencia. ¿Qué siento cuando algo tan inesperado sucede? ¿Qué pensamientos surgen en mi mente? Mi responsabilidad está en sentir y dejar ir toda ira, tristeza, resentimiento, dolor, frustración que aparezca. No esconder ningún resentimiento, no buscar ningún culpable, no justificar mi sentir por el comportamiento de otros. No siempre es fácil, pero mantener mis propios conflictos sin resolver, mis propios odios es alimentar el problema. Es el mismo tipo de “dolor” o de “inconsciencia” que lleva a alguien a estrellar un avión con pasajeros a bordo. Nuestra responsabilidad es formar parte de la solución, no del problema. Ser el espacio amoroso donde el dolor, la inconsciencia, el odio encuentran un espacio para sanarse. Abrazar el odio. Parece difícil, pero si el miedo es ausencia de amor, lo único que puede resolver cualquier conflicto es el amor. Y eso empieza siempre por nosotros mismos responsabilizándonos de nuestra propia experiencia y sanando nuestros propios miedos. <3

Como la naturaleza de nuestro Ser es despertar, cuando permitimos (profundamente) que todo sea lo que es, el material que tenemos reprimido en nuestra psique suele salir a la superficie. De hecho, muchos estudiantes espirituales utilizan inconscientemente sus técnicas de meditación para seguir reprimiendo determinado material. Aunque no se den cuenta, es lo que sucede. Cuando nos relajamos, cuando nos abrimos realmente y permitimos que las cosas sean como son, suele surgir determinado material reprimido, y eso nos coge por sorpresa. De repente puedes tener un acceso de ira, o de tristeza durante la meditación. Tal vez te pongas a llorar. Quizás te reencuentres con diversos recuerdos que vuelven a hacerse conscientes y a manifestarse.

Tal vez sientas dolores físicos cuando permites que todo se lo que es, la gente cuenta que suele experimentar dolor en diferentes partes del cuerpo. Cuando empezamos a relajarnos de verdad, lo que tenga que salir a la superficie saldrá. Como he dicho anteriormente, muchas personas espirituales utilizan sus técnicas espirituales, sin darse cuenta, para suprimir su inconsciente. Cuando dejamos de suprimirlo, el inconsciente comienza a surgir y se manifiesta.

¿Qué debemos hacer con el material inconsciente que sale a la superficie? Nada.

Simplemente dejar que se manifieste. No tenemos que analizarlo. En la mayoría de los casos, lo que surgen son conflictos que están pendientes de solucionar: emociones que nunca nos habíamos permitido sentir en su totalidad. Aparecen todas esas cosas, este material interno que no hemos resuelto anhela ser experimentado plenamente, no quiere quedarse relegado al inconsciente. Así que si nuestro material reprimido sale a la superficie, debemos permitirlo sin suprimir nada, sin analizarlo, debemos darnos la oportunidad de experimentar esas sensaciones en el cuerpo, en nuestro ser, y tenemos que dejar que se desplieguen naturalmente. Si lo haces así independientemente del tipo de dolor que sea (emocional, psíquico, físico, espiritual o de otro tipo) comprobarás que este material reprimido aparecerá. Si no desaparece estarás conservando algo de resistencia, o de rechazo, o de indulgencia, y es bueno que lo reconozcas, pues eso te dará la oportunidad de relajarte una vez más.

La Meditación Auténtica es el espacio donde todo se manifiesta, donde todo se ve. Y como tal, todo se relaja a si mismo. No siquiera lo relajamos nosotros. Se relaja solo.

~Adyashanti

A lo largo de mi proceso he tenido la suerte de encontrarme con “ayudas” que me aportaron luz en momentos de oscuridad. Una de las que recuerdo con más cariño es el libro: “El Proceso de la Presencia” de Michael Brown. Cuando todo ese vaivén emocional empezó a salir a la superficie, leer este libro me ayudó a ver todo el proceso desde otra perspectiva. Eso no impidió que no tuviese que sentir todo ese vaivén, y que siga, pero si me ayudó a soltar mucho del sufrimiento y la resistencia que suele acompañarlo. Es un libro que recomiendo una y otra vez. :)

En ese libro aparece una metáfora que ayuda a entender el porque cuando empezamos a mirar dentro, cuando nos relajamos y meditamos, al principio uno se siente mucho peor que antes.

Al iniciar el Proceso de la Presencia, lo que pretendemos es hacer emerger en nuestra conciencia esas emociones reprimidas de la infancia, así como el sistema de creencias negativas que aquellas engendraron. Y esto porque es ahora cuando se nos está enseñando a integrarlas y a neutralizar el efecto negativo que están teniendo en nuestra experiencia vital presente.

Una analogía que puede ilustrarnos bien este procedimiento sería una jarra en la que hubiera agua y aceite. El agua es el quién y el qué somos realmente, mientras que el aceite es la suma de nuestras experiencias desagradables físicas, mentales y emocionales. Vivir de manera reactiva, con una mentalidad de víctima o de vencedor, equivale a menear la jarra una y otra vez con la intención de provocar un cambio en nuestras circunstancias. Pero, con esto, lo único que conseguimos es que el aceite y el agua se mezclen hasta tal punto que resulte imposible saber qué es una cosa y qué es otra. Es decir, con nuestros interminables “haceres”, lo único que logramos es una mezcla turbia. El Proceso de la Presencia (o la Meditación) se ocupa del “no hacer”. Nos enseña a dejar la jarra en paz, de dejarla “ser”. Y eso hace que el aceite suba automáticamente a la superficie y se separe del agua. El aceite que sube son los recuerdos inconscientes de nuestra infancia y el sistema de creencias negativas que aquellos han engendrado, que emergen automáticamente hasta la superficie de nuestra experiencia vital cuando nos dedicamos a “no hacer”. En ese momento podemos extraer suavemente el aceite de nuestras emociones reprimidas de la superficie de nuestra experiencia vital. A medida que lo vamos haciendo, la jarra de nuestra vida se va vaciando poco a poco de aceite, en tanto que el agua, es decir, nuestra experiencia vital, se hace cada vez más clara. De esta manera empezamos a tomar conciencia de quiénes y qué somos, en lugar de dejarnos distraer interminablemente con las experiencias que hemos fabricado como reacción a nuestros malestares internos.

~Michael Brow, El Proceso de la Presencia

Si nuestra experiencia vital parece deteriorarse o sumirse en un malestar mayor o en una situación “extraña”, tenemos que recordarnos que esto está ocurriendo porque hemos iniciado el Proceso de la Presencia, porque estamos poniendo nuestra atención en nuestros bloqueos emocionales. Tenemos que recordarnos que esos indicadores externos de un incremento de turbulencias en nuestra experiencia vital son en realidad muy positivos. Puede parecer “el fin del mundo”. En cierto modo lo es: es el fin de nuestro mundo de falsedad y ficción. Pero ese mundo tiene que disolverse para que podamos experimentar nuestra presencia interior. Así pues, mientras pasamos por estas experiencias desagradables, hemos de tener paciencia y hemos de ser compasivos con nosotros mismos. Michael Brown, El Proceso de la Presencia.

En mi blog, Abre Tus Alas, compartí esta sencilla meditación para ayudar a “purgar” todo esos bloqueos emocionales:

“Habla con tu cuerpo, puedes preguntarle ¿hay alguna energía que necesita moverse en este momento? Permite que tu atención se mueva hacia cualquier parte de tu cuerpo. Puede ser un cosquilleo, una presión, una punzada, algo llamará tu atención físicamente. Con la atención en ese lugar del cuerpo y en tu respiración di: “tienes permiso para moverte, para fluir, este es un espacio seguro, confiable.” Continúa respirando y prestando toda la atención a tu cuerpo. La molestia o sensación inicial puede aumentar, disminuir, desaparecer y cambiar hacia otra parte del cuerpo. Respira y sigue el movimiento de la energía hacia cualquier parte del cuerpo que llame tu atención y continúa diciendo: “este es un espacio seguro, puedes continuar tu movimiento.” Mantente realizando el ejercicio hasta que sientas que el movimiento de la energía se completó. ~Verónica Hernández Simeonoff

Para cerrar la entrada de hoy quiero compartir un vídeo del autor de la fotografía que acompaña este texto: Gregory Colbert. Si tenéis oportunidad no dejéis de ver sus fotos. E incluso podéis utilizar alguna, como la que acompaña este texto como ejercicio de meditación. Observa la fotografía y dejar que ella te lleve hasta ese espacio de silencio interior donde no hacen falta las palabras. <3

¡Feliz semana! ¡Sed felices! :) <3

***Recordaros que hacemos sesiones de liberación emocional, de liberación del cuerpo-dolor, también en los niños y adolescentes y que estos suelen reaccionar muy bien a esta herramienta.

***Recordaros que en abril seguiremos de momento con nuestras promociones: Promoción Año Nuevo de Bienestar Emocional y Promoción de Liberación de El Muro del Corazón.

Read Full Post »

Woman in heart shaped glasses smiling

El tema que traigo hoy es un poco controvertido y aunque la entrada ya estaba escrita desde hace tiempo, no acababa de publicarlo, pero hoy es el día. Todos los que se hayan involucrado en un proceso de auténtica sanación habrán podido constatar que el sanar, como dice Jeff Foster, no siempre se siente bien. Es más, cuando empiezas a mirar dentro de ti, cuando empiezas por ejemplo a meditar, lo primero que sale es toda la “basura” que has estado escondiendo. Y te aseguro que no es bonito de ver. Responsabilizarse de lo que pasa en mi vida pasa por sentir todo ese dolor que hemos estado evitando con fórmulas más o menos útiles.

Uno de los más peligrosos – y desconsiderados – mitos que hemos heredado de nuestra cultura es que la sanación es algo que siempre debe “sentirse bien”. No, no siempre. A veces nuestro dolor realmente aumenta y se intensifica conforme la oscuridad emerge hacia la luz, conforme todo aquello que resulta indeseable se mueve en la consciencia, para ser aceptado. Pero el dolor o las molestias que de inmediato juzgamos como “malas” o “inadecuadas” – o como una especie de “obstáculo” para nuestro despertar – podrían realmente ser un indicio de que nuestro sanar o nuestro proceso de despertar se está intensificando, no estancando; que nada está realmente saliendo “mal”, desde una perspectiva más amplia; que hay una inmensa inteligencia aquí, haciéndose cargo de todo, siendo todo.

Sentirse peor no siempre equivale a estar empeorando. Pon atención a este momento, por mucho que duela.

Jeff Foster

Creo que todos pasamos por una etapa de negación en la cual creemos que el mundo y los demás son los causantes de nuestro malestar. Entonces señalamos con el dedo al “culpable” sin darnos cuenta de que efectivamente hay tres dedos que apuntan hacia mí.

Ya he compartido en varias ocasiones que una frase que me impactó, a pesar de que puede parecer de peregruyo, es la pregunta de ¿qué tienen en común todos mis problemas? A mi. Eso hizo un clic en mi cabeza. Entonces…va a ser…que alguna responsabilidad tengo que tener… ;) Y no alguna responsabilidad, TODA (Ho’oponopono dice 100% responsabilidad). Aquí es donde todos empezamos a movernos en la silla incómodos. :o

Cuando nos adentramos en el camino espiritual esa tendencia a la negación puede tomar la forma de lo que se denomina “by-pass espiritual” que no es más que utilizar la espiritualidad y sus conceptos para evitar sentir todo lo que estamos sintiendo y para evitar responsabilizarnos de nuestra vida. Utilizamos entonces esos conceptos a modo de “slogan publicitario” vacío de todo contenido.

El “personaje espiritual” es en ocasiones uno de los más difíciles de identificar. Nos gusta sentirnos “espirituales”, eso nos da un cierto “halo” de beatitud y empezamos a hablar de los que están despiertos y los que están dormidos. De los que están más o menos avanzados, sin darnos cuenta de que eso es pura separación. Si te veo como alguien poco avanzado o espiritual, me he tenido que poner a tu nivel para poder verte, o como en una ocasión leí: “siempre te encuentras en el nivel de conciencia de aquello que percibes“.

Tengo que reconocer que la primera vez que leí este texto me daban ganas de darle un puñetazo al autor. ;) No me sentía muy cómoda y dudé mucho en publicarlo precisamente por si mi “halo” de “buen rollo espiritual” se iba al carajo. Algo dentro de mi se revelaba, no me sentía bien. Así que al igual que con la foto del niño de la entrada anterior, tuve que sentarme a sentir todo lo que salía. Todo el movimiento emocional que surgía como consecuencia de su lectura y de lo que se me mostraba: ¿Qué imagen estás tratando de proteger? No se cual será tu experiencia, pero confío en que te des la oportunidad de utilizar este texto como herramienta de sanación. No existen las casualidades, por lo tanto alguna razón habrá para que lo estés leyendo. ;)

¿Te escaqueas escondiéndote tras la espiritualidad?

Al uso de prácticas y creencias espirituales para evitar enfrentarnos con nuestros sentimientos dolorosos, heridas no resueltas y necesidades de desarrollo se de le denomina “Evasión Espiritual”. La evasión espiritual es mucho más común de lo que podamos pensar y, de hecho, está tan generalizada que pasa enormemente desapercibida, excepto en casos extremos en que resulta más evidente.

Esto es debido, en parte, a nuestra tendencia a no tener mucha tolerancia –ya sea a nivel personal o colectivo- para enfrentarnos a nuestro dolor, adentrarnos en él y tratarlo; en lugar de ello, preferimos sin dudarlo “soluciones” que lo aplaquen, sin que nos importe el sufrimiento que tales “remedios” puedan catalizar. Como esta preferencia se ha extendido tanto y penetrado tan profundamente en nuestra cultura que está ya casi normalizada, la evasión espiritual viene como anillo al dedo a nuestro hábito colectivo de huir de lo que resulte doloroso, como una especie de analgésico superior con efectos secundarios aparentemente mínimos. Es una estrategia espiritualizada no sólo para evitar el dolor, sino también para legitimar esta evasión de distintos modos, que van desde lo descaradamente obvio hasta lo extremadamente sutil.

La evasión espiritual es una sombra muy persistente de la espiritualidad que se manifiesta de muchas formas, a menudo sin que se la reconozca como tal. Entre los distintos aspectos de la evasión espiritual encontramos un desapego exagerado, entumecimiento y represión emocionales, un excesivo énfasis en lo positivo, fobia a la rabia, compasión ciega o demasiado tolerante, límites débiles o demasiado porosos, un desarrollo “cojo” (con una inteligencia cognitiva a menudo muy por delante de la inteligencia emocional y moral), un juicio debilitante sobre la propia negatividad o “lado oscuro”, una infravaloración de lo personal en relación con lo espiritual y falsas ilusiones de haber llegado a un nivel superior de ser.

La explosión del interés por la espiritualidad que se produjo a partir de mediados de la década de 1960-1970, en especial por la espiritualidad oriental, ha ido acompañada del correspondiente interés e inmersión en la evasión espiritual, que, sin embargo, no se ha calificado muy a menudo, y mucho menos reconocido como tal. Ha sido más fácil presentar la evasión espiritual como una práctica o perspectiva espiritualmente avanzada, que va más allá de la religión, sobre todo en la espiritualidad de consumo rápido cuyo paradigma son los fenómenos pasajeros como “El Secreto”. Algunas de sus características más escandalosamente vulgares, como esas raciones de sabiduría recalentada servidas como comida rápida tipo:

No te lo tomes como algo personal”, o “Lo que te molesta de alguien, en realidad sólo es algo que te molesta de ti”, o “Todo es una simple ilusión”,

se ponen a disposición de casi cualquiera para su consumo y cantinela repetitiva.

Afortunadamente, esa luna de miel con nociones de espiritualidad falsas o superficiales está empezando a menguar. Ya se han hecho estallar suficientes burbujas; ya se han cogido en calzoncillos, o se les ha caído la aureola, a suficientes maestros espirituales, orientales y occidentales; ya ha habido suficientes sectas; ya se ha malgastado suficiente tiempo en chucherías espirituales, credenciales, transmisiones de energía y gurucentrismo para sondear tesoros más profundos. Pero por muy valioso que sea el deseo de una espiritualidad más auténtica, un cambio como éste no se producirá a una escala significativa, ni arraigará realmente, hasta que la evasión espiritual sea superada, y eso no es tan fácil como pueda sonar, puesto que exige que dejemos de alejarnos de nuestro dolor, de quedarnos atontados y de esperar que la espiritualidad nos haga sentir mejor.

La verdadera espiritualidad no es un Nirvana, ni un “subidón”, ni un estado alterado.

Ha estado bien soñar durante un tiempo, pero nuestra época está pidiendo a gritos algo muchísimo más real, responsable y de pies en el suelo; algo radicalmente vivo e íntegro por naturaleza; algo que nos sacuda hasta las entrañas hasta que dejemos de tratar el profundizamiento espiritual como algo en lo que andar picoteando superficialmente como un simple pasatiempo. La auténtica espiritualidad no es algún pequeño atisbo o chispazo de saber, ni algo psicodélico para experimentar a toda velocidad, ni un quedarse dulcemente colgado en algún plano exaltado de la conciencia, ni una burbuja de inmunidad, sino un inmenso fuego de liberación, un crisol y santuario exquisitamente digno y apropiado, que nos proporciona tanto luz como calor para la sanación y el despertar que necesitamos.

La mayoría de las veces en que nos hallamos inmersos en la evasión espiritual, nos gusta la luz pero no el calor. Y cuando estamos atrapados en las formas más burdas de evasión espiritual, normalmente, teorizamos mucho más sobre las fronteras de la conciencia de lo que realmente las visitamos, sofocando el fuego en lugar de avivarlo aún más, comulgando con el ideal de amor incondicional pero sin permitir que el amor se manifieste en sus dimensiones más desafiantes y personales. Hacer eso nos daría demasiado calor, demasiado miedo y escaparía demasiado a nuestro control, haciendo aflorar a la superficie cosas que hemos estado negando o reprimiendo durante mucho tiempo.

Pero si de veras queremos la luz, no podemos permitirnos huir del calor. Como dijo Víctor Frankl, “Aquello que da luz debe soportar el estar ardiendo”. Y estar con el calor del fuego no significa simplemente sentarnos a meditar en nuestras dificultades, sino también sumergirnos de lleno en ellas, adentrarnos hasta sus entrañas, enfrentarnos, penetrar e intimar con lo que haya allí, por mucho miedo que nos dé o por traumático, triste o crudo que nos resulte.

Ya hemos tonteado bastante con las vías espirituales orientales; ahora ha llegado el momento de ir más al fondo. Debemos hacerlo no solo para establecer una relación más estrecha con la esencia de estas tradiciones de sabiduría, más allá del ritual, la creencia y el dogma, sino también para dejar espacio a la evolución saludable –y no solo la necesaria occidentalización- de estas tradiciones, de tal modo que su presencia deje de fomentar la evasión espiritual (aunque sea indirectamente) y de hecho deje de abonar consciente y activamente el terreno para que crezca.

La evasión espiritual está ocupada en gran medida, al menos en sus formas de la Nueva Era, por la idea de totalidad y de innata unidad del Ser –el concepto de “Unidad” es quizás su concepto estrella- pero en realidad genera y refuerza la fragmentación separándose de –y rechazando- todo lo que sea doloroso, angustioso y esté por sanar; en definitiva, todos los aspectos del ser humano que distan mucho de ser halagüeños. Al mantener constantemente estos aspectos en la oscuridad, “allá abajo” (cuando estamos encerrados en la “sede central” de la cabeza, nuestro cuerpo y nuestros sentimientos parecen estar por debajo de nosotros), tienden a reaccionar mal cuando se sueltan, como los animales que han pasado demasiado tiempo enjaulados.

Nuestro descuido de estas partes de nosotros mismos, aunque pongamos cuidado en adornarlas, es semejante al de unos padres que por lo demás fuesen afectuosos pero dejasen a sus hijos sin alimento, ropa o cuidados suficientes.

Los adornos de la evasión espiritual pueden ser bonitos, especialmente cuando parecen prometer la liberación respecto a la algarabía y furia de la vida, pero a menudo esta supuesta serenidad y desapego es poco más que un “valium metafísico”, sobre todo para quienes han convertido el ser y parecer positivos en algo más que una virtud.

Un signo habitualmente indicador de evasión espiritual es una falta de enraizamiento y de experiencia corporal que tiende a mantenernos o bien “flotando en el espacio” en cuanto al modo de relacionarnos con el mundo o bien atados con demasiada rigidez a un sistema espiritual que aparentemente nos proporciona la solidez que nos falta. También podemos caer en el perdón y la disociación emocional prematuros –confundiendo la rabia con la agresividad y la hostilidad- lo cual nos deja sin poder, infectados de límites débiles. Ese rasgo de ser exageradamente amable que a menudo caracteriza a la evasión espiritual, la aleja de la profundidad y autenticidad emocional, y el dolor que subyace a ella –en mayor parte no manifestado, ni tocado, ni reconocido- la mantiene aislada de los mismos cuidados que la desenvolverían y la desharían, como un bebé al que un padre o madre amorosos preparan para tomar un baño.

La evasión espiritual  nos distancia no solo de nuestro dolor y de cuestiones personales difíciles, sino también de nuestra auténtica espiritualidad, dejándonos encallados en un limbo metafísico, una zona en que todo es exageradamente dulce, agradable y superficial. Su naturaleza frecuentemente desconectada la mantiene a la deriva, agarrada al chaleco salvavidas de sus credenciales espirituales autoconferidas.

Así, nos impide encarnar la plenitud de nuestra humanidad.

Pero no seamos demasiado duros con la evasión espiritual, ya que todos los que nos hemos adentrado en lo espiritual hemos caído en ella, en mayor o menor grado, tras haber utilizado durante años otros medios de hacernos sentir mejor o más seguros. ¿Por qué no habíamos de abordar también la espiritualidad, sobre todo al principio, con la misma esperanza de que nos hiciera sentir mejor o más seguros en diversas áreas de nuestra vida? :)

Para superar verdaderamente la evasión espiritual –lo que, en parte, significa liberar a la espiritualidad (¡y a todo lo demás!) de la obligación de hacernos sentir mejor, más seguros o más completos- debemos no solo verla con genuina compasión, por muy feroz que pueda ser o necesite ser. El evasor espiritual que hay en nosotros no necesita ni censurar ni avergonzarse, sino más bien que lo incluyamos conscientemente y con cariño en nuestro conocimiento sin permitirle dirigir el espectáculo. El hecho de intimar con nuestra propia capacidad de evadirnos en lo espiritual nos permite mantenerla en una perspectiva saludable.

He trabajado con muchos clientes que, al describirse a sí mismos, decían estar en un camino espiritual, sobre todo en la meditación. A la mayoría les preocupaba, al menos inicialmente, ser amables y buenas personas, tratar de ser positivos y no ser críticos con los demás, a la vez que se torturaban con diversos “debería” espirituales, como por ejemplo “No debería mostrarme iracundo”, o “Debería ser más cariñosa”, o “Debería estar más abierto después de todo el tiempo que he dedicado a la práctica espiritual”. Huyendo de sus emociones, impulsos e intenciones más oscuros (o “menos espirituales”), habían quedado atrapados, unos más que otros, dentro de las mismas prácticas y creencias que habían esperado que podrían liberarles o por lo menos hacerles sentir mejor.

Hasta las metodologías espirituales más exquisitamente diseñadas pueden convertirse en trampas y no llevar a la libertad, sino solamente al refuerzo –aunque sea sutil- del “yo” que quiere ser un alguien que haya alcanzado la libertad (el mismo “yo” que no se da cuenta de que no dan ningún Oscar por el despertar).

Entre las trampas potenciales que resultan más evidentes está la creencia de que deberíamos elevarnos por encima de nuestras dificultades y simplemente abrazar la Unidad, aun cuando la tendencia a dividirlo todo en positivo y negativo, superior e inferior, espiritual y no espiritual, nos domine por completo.

Hay otras trampas más sutiles y menos atiborradas de nanas metafísicas o metáforas de ascensión y disimuladas bajo el aspecto del discernimiento, que nos enseñas la no aversión a través de cultivar la capacidad de ser testigos imperturbables y/o de diversos y devotos  rituales. Más sutiles son aún aquéllas que ponen énfasis en tomárselo todo con aceptación y compasión. Cada enfoque tiene su propio valor, aunque solo sea para acabar impulsándonos en una dirección aún más profunda, y cada uno de ellos está lejos de ser inmune a caer bajo las garras de la evasión espiritual, especialmente cuando nosotros seguimos esperando –sea cual sea la profundidad de nuestra práctica espiritual- alcanzar un estado de inmunidad al sufrimiento (ya sea a nivel personal o colectivo).

El propósito cuando uno inicia un camino de crecimiento espiritual, es no caer en la evasión espiritual, o si ya hemos caído, superar la misma, para poder adentrarnos en una vida más profunda: una vida de integridad, profundidad, amor y sensatez genuinos; una vida de autenticidad a todos los niveles; una vida en que tanto lo personal como lo interpersonal y lo transpersonal sean honrados y vividos en la máxima plenitud.

***Extraído del libro “La Evasión Espiritual” del Dr. Robert Augustus Masters

Hay una película que muestra los riesgos de la “evasión espiritual“, del construirse un “personaje” de sanador, coach o maestro espiritual sin haber pasado por las “brasas” de nuestro propio proceso. Entonces nos dedicamos a adoctrinar lo que “hay que hacer” pero sin ser un ejemplo de lo que decimos con el consiguiente malestar puesto que en el fondo podemos engañar a todo el mundo pero no podemos engañarnos a nosotros mismos, o no durante mucho tiempo, pues el dolor de la represión tiene un límite. La película se titula: “Love Happens” (Un Amor inesperado). Os dejo el trailer:

Y para terminar, venga, vale, mi “buen rollista espiritual” no puede dejar de compartir un vídeo de esos que emocionan y nos enseñan que “el amor no tiene etiquetas“. Es siempre, el mismo amor. <3

¡Feliz semana! ¡Sed felices! :) <3

***Recordaros que hacemos sesiones de liberación emocional, de liberación del cuerpo-dolor, también en los niños y adolescentes y que estos suelen reaccionar muy bien a esta herramienta.

***Recordaros que en marzo seguiremos de momento con nuestras promociones: Promoción Año Nuevo de Bienestar Emocional y Promoción de Liberación de El Muro del Corazón.

Read Full Post »

412432_3902246032278_1020623269_o

¿Alguna vez no ha hecho caso de una coincidencia y se ha arrepentido? ¿Ha ignorado alguna vez un sueño o una corazonada sólo para lamentarlo? Entonces ha oído el lenguaje de Dios – sea cual fuera su idea de él -, pero no ha sido capaz de escucharlo. Dios se comunica con nosotros, pero debemos comprender su lenguaje para interpretar sus mensajes. Su vehículo de expresión no con las palabras: se trata de un lenguaje de señales, símbolos, milagros y coincidencias. 

Leí el libro del que hoy os traigo un extracto hace muchos años y recuerdo que me encantó. Hoy al pensar en algo para compartir en el blog me acordé de él y tuve que rescatarlo de las últimas filas de la estantería. Hacía mucho tiempo que no recurría a él y me ha gustado volver a re-visitarlo. ;)

Más allá del significado específico de las señales que recibimos en el día a día, que uno tiene que aprender a escuchar y a descifrar, para mi siempre es una constatación de que no estamos solos, de que vamos acompañados en nuestro caminar por una presencia amorosa que nos guía y nos ofrece consuelo y respuesta a nuestras dudas.

Yo creo que tendría un ejemplo de cada uno de los métodos que aparecen en el libro. Algunas de estas anécdotas las tengo escritas, otras ya las he olvidado. Últimamente aparecen a través de números, sobretodo el 33 y el 333, pero también otras combinaciones. Miro el reloj y son las 11:11 o las 22:22. No le doy ningún significado pero me hacen sentir acompañada, como si alguien me susurrase al oído: ¡Eh, vas bien! :) <3

Puede que para algunas personas se trate de mero azar, y otras pensarán que hay algún mensaje escondido en esos guiños del destino. Cada uno tendrá que decidir que quiere creer.

Espero que os guste y me encantará saber si vosotros habéis tenido alguna experiencia de este tipo. Así que, ¡VENGA CONTARME! No voy a ser yo la única que trabaje aquí. ;) :)
Cuando Susan supo que la habían admitido en la Universidad de Harvard y en la de Brown, pidió ayuda a su padre para decidirse .” Las dos son excelentes-dijo él-, pero creo que deberías consultarlo con la almohada antes de tomar una decisión”. En cuanto le dijo aquellas palabras, llamaron a la puerta. Se trataba de un repartidor que se había perdido y necesitaba que le indicaran el camino. Llevaba una sudadera con una palabra estampada en grandes caracteres color carmesí: HARVARD.

David estaba inquieto. Las cosas no le iban bien en el trabajo y, teniendo como tenía una reunión con un cliente importante al día siguiente, le costaba conciliar el sueño. Mientras miraba el techo a las cuatro de la madrugada, sintió el impulso de encender la radio. Hizo caso a su intuición, apretó un botón y oyó la voz de Bob Marley cantando una y otra vez: “Everything is gonna be right, everything is gonna be all right” (Todo va a ir bien, todo va a ir bien). Mecido por el ritmo de la canción, logró dormirse.

Bajo una lluvia torrencial, Michael conducía por una carretera desconocida. Acababa de visitar al médico para informarse acerca de los resultados de su análisis y las noticias no habían sido buenas. “Por favor, Dios mio, ayúdame- rogaba mentalmente una y otra vez-. Si hay algo mas que pueda yo hacer, por favor muéstrame el camino. ”El penetrante sonido de la sirena que interrumpió sus pensamientos provenía de un coche patrulla que le estaba indicando que se detuviera en el arcén. A pesar de haz de luz que proyectaba la linterna del policía, Michael pudo leer el texto escrito en la valla que había detrás “Los milagros suceden. Ánimo”.

¿Son coincidencias? ¿Señales? ¿Mensajes?. En mi opinión , las tres cosas.

DEFINIR EL NUEVO LENGUAJE

En un principio, empezar a escuchar y buscar señales de Dios no resultó sencillo. Para mí se trataba de un territorio inexplorado y no sabía que era exactamente lo que debía escuchar o buscar. ¿Cómo podía fiarme de lo que oía y veía sin tener experiencia previa en ninguna de las formas en que Dios podía estar intentando hablarme?

El discernimiento era importante, porque quería saber distinguir entre la voluntad de Dios y lo que no eran sino imaginaciones mías. Decidí seguir rezando y meditando. Pensé que, si quería tomar el camino que Dios había dispuesto para mí y oírle cuando me hablase, lo mejor sería hacer uso de las herramientas que Él me había otorgado. Cuando empecé a afinar mi capacidad para reconocer la diferencia entre la voluntad de Dios y la mía, comprendí que sería útil definir los fenómenos que había estado experimentando.

Voy a describir lo que descubrí sobre el nuevo lenguaje, cómo se habla y se oye, en el Glosario del nuevo lenguaje que aparece a continuación. He intentado ser exhaustivo, incluyendo todos los métodos que Dios emplea cuando nos guía y nos muestra el camino. <3

EL LENGUAJE DE DIOS

Atracción instantánea
Cuando dos personas congenian son como dos piezas que encajan la una en la otra, como un cinturón de seguridad que se abrocha. Parece como si la Divina Providencia las hiciese encajar con un propósito y ellas sienten una afinidad magnética.

Ejemplo: Sally entró en una sala de muestras sobre tecnología informática, se sintió atraída por una expositora en particular, entablo conversación con ella y al cabo de unos meses, se hicieron socias.

Augurios

Un augurio es un acontecimiento o fenómeno que parece presagiar un evento futuro.

Ejemplo: Ken deseaba poner en marcha su propio negocio, pero el miedo se lo impedía. Siempre que empezaba a sopesar los pro y los contra, un pájaro azul se posaba en una rama de su frondoso roble. El lo atribuía en una mera coincidencia hasta el día que, hallándose en el despacho de su abogado para hablar del asunto, oyó un silbido y al mirar a la ventana vio un pájaro azul . Ken se atrevió a dar el paso y puso en marcha su nueva empresa.

Ejemplo: Trent fue a una entrevista de trabajo en la que buscaban un presidente para una gran empresa de telecomunicaciones. Cuando estaba aparcando junto a la acera del edificio donde se ubicaba la empresa, un gran pájaro negro voló hacia él como si tuviera la intención de hacerle daño. El presidente de la junta, que iba vestido de negro, lo recibió con cara de pocos amigos, recordándole al pájaro que había intentado atacarlo. Trent decidió no aceptar el empleo. Al cabo de tres semanas, la empresa quebró.

Coincidencias

Cuando los acontecimientos parecen tener algún tipo de conexión, sin que, en apariencia, exista algún plan o proyecto, se trata de una coincidencia. Ésta es una de las manifestaciones más reconocibles de que Dios está actuando en forma invisible.

Ejemplo: Santiago había llegado recientemente a Miami desde Colombia y necesitaba un lugar para vivir. Silvia quería alquilar una de las habitaciones de su casa tras la muerte de su esposo. Santiago y Silvia se sentaron juntos en la barra de un restaurante y entablaron conversación. Ese día, Santiago alquiló la habitación en casa de Silvia.

Corazonadas

Una corazonada es una fuerte sensación intuitiva relativa a un acontecimiento o resultado futuros.

Ejemplo: Ethel tuvo la corazonada de que su vecino Hans estaba dispuesto a vender las dos hectáreas que separaban sus respectivas casas. Le hizo una seña desde su patio y le preguntó si tenía la intensión de vender su terreno.

“Es curioso que me lo preguntes precisamente hoy, porque me ha llamado mi asesor hace cinco minutos para decirme que es el momento de vender.”

Dios a través de los demás

Esta expresión “Dios a través de los demás” define el principio de que Dios nos habla por la boca de otras personas. El Señor utiliza a las personas de nuestra vida para captar nuestra atención y poder transmitirnos su mensaje y orientación.

Ejemplo: A mi amigo Mike le preocupaba que su hija fuese a dejar la universidad durante un año. En un almuerzo de trabajo con seis hombres que no conocía, uno de ellos mencionó de pasada que su esposa hacia terapias a estudiantes que abandonaban temporalmente los estudios. Mike que no sabía que existiese esa clase de terapeutas, le pidió su tarjeta y la llamó.

Efecto eco

Se trata del uso que hace Dios de la repetición de acontecimientos, ideas o personas para decirnos algo. El señor está haciendo hincapié en algo que no podemos ignorar. El efecto eco se remite a la experiencia de oír lo mismo o ver a las mismas personas, objetos o mensajes en un breve lapso de tiempo.

Ejemplo: Sasha era incapaz de decidirse entre aceptar una oferta de trabajo en Dallas y una en San Francisco . Todas las mañanas, pedía ayuda a través de la oración para tomar la decisión correcta entre las dos opciones que eran buenas. El día que tenia decidirse, hojeó una revista en la que había un artículo relativo a la vida en San Francisco. También vio casualmente en la televisión de un escaparate que estaban retransmitiendo un partido de béisbol de los San Francisco Giants. “Interesante”, reflexionó mientras encendía la radio para oír a Tony Bennet cantando “I left my heart in san Francisco“(deje mi corazón en San Francisco). Sasha hizo caso a las señales y eligió trabajar en San Francisco.

Ensueños

Un ensueño es una creación visionaria, a menudo ilusoria, de nuestra imaginación. Si lo combinamos con la meditación y el rezo, podemos alcanzar la percepción sobre cual es la voluntad de Dios para nuestra vida.

Ejemplo: En el trabajo, Art se sentaba en su escritorio con traje y corbata y, a menudo, imaginaba que estaba trabajando en las playas de Maui en traje de baño. Aquellos ensueños lo indujeron a meditar sobre como sería vivir y trabajar en Hawai. Al cabo de poco tiempo, la empresa lo trasladó a sus oficinas de Kapalua.

Epifanía

Una epifanía es una repentina manifestación o percepción de la naturaleza o significado esencial de una cosa. Es una comprensión intuitiva de la realidad mediante algo normalmente sencillo pero sorprendente.

Ejemplo: Warren me escribió contándome que le iba tan mal en su negocio que había decidido abandonar a su familia para dejar atrás sus dificultades económicas. Mientras hacía las maletas, vio una mujer en televisión. “Usted tal vez no crea en sí mismo, pero Dios lo hace”. Conmovido por aquellas palabras de aliento, Warren pidió ayuda a su pastor. Permaneció junto a su familia y su negocio pronto cambió de rumbo.

Fenómenos naturales

En los tiempos bíblicos, Dios a menudo hablaba a través de fenómenos naturales. Un arco iris materializo la promesa que Dios hizo a Noé. Y, en el Génesis, una ráfaga de viento era una señal de la fuerza de la creación. Dios sigue hablándonos hoy a través de fenómenos naturales de todo tipo. El viento, las tormentas, las nubes, el fuego o un arco iris pueden todos ellos develar mensajes divinos.

Ejemplo: En una ocasión salí de una exposición de arte con el artista que exponía en ella, y los dos vimos un arco iris erigiéndose sobre la galería. Sin vacilar, el artista dijo “Ahí está la señal de que se venderán todas mis obras”. Y así fue.

Impresiones mentales

Cuando algo en nuestra mente parece estar dándonos nuevas ideas o modificando nuestro pensamiento pero no se oye sonido audible alguno, es posible que Dios nos esté hablando a través de impresiones mentales. Estos pensamientos son distintos de las que desarrollamos en nuestro monólogo interior habitual. Un impresión mental puede impulsarnos a decir: “¿De dónde he sacado esta idea?” Las impresiones mentales son ideas en nuestra mente que pueden no pertenecernos.

Ejemplo: Stephen, uno de mis clientes, estaba tan disgustado con su hermano que quería llamarle por teléfono y emprenderla con él. Decidió echarse en la hamaca de su patio trasero para calmarse antes de hacer la llamada. Adormecido, Stephen tuvo varios pensamientos que le causaron una profunda impresión y le llevaron a cambiar de idea.Tuvo una impresión mental de cuanto había sufrido su hermano con los problemas escolares de su hijo y con los clientes que había perdido a causa de la recesión económica. Cuando se incorporó con un bostezo, creyó oír mentalmente estas palabras: “Quiere a Bill, no la emprendas con él”.

Intuiciones

La intuición es la capacidad o facultad de tener un conocimiento o cognición directos sin recurrir al pensamiento racional y a la información objetiva.

Ejemplo: Dos amigas , Giselle y Harriet, fueron a almorzar juntas como hacían todos los martes.
-¡Tengo algo que contarte!-dice Giselle
-Acaban de ascenderte- respondió Harriet
-¿Quién te lo ha dicho?- preguntó Giselle
-Nadie. Intuición femenina,eso es todo-dijo Harriet

Llamadas de atención

Una advertencia o aviso repentino o sorprendente que puede captarse mediante una sensación visceral, una intuición o un obstáculo físico, es una llamada de atención. Las llamadas de atención también pueden adquirir la forma de un susurro al oído o una impresión que se percibe como una idea inconfundiblemente ajena.

Ejemplo: Will tenia que tomar el avión de las seis de la madrugada desde el aeropuerto de Dallas-Fort-Worth. Sintió el fuerte impulso de tomar el de las siete y media y cambió de planes, aunque se arriesgaba a perderse la reunión a la que debía acudir. El avión de las seis sufrió un accidente al despegar.

Ejemplo: Mary quería hacer las reservas de hotel para su viaje a Perugia, Italia, en septiembre de 1997. Siempre que intentaba ponerse en contacto con su agencia de viajes, la línea telefónica se cortaba. Tras intentarlo, en vano, durante un par de días, Mary tuvo la fuerte impresión mental de que no debía realizar ese viaje. Ya visitaría la basílica de San Francisco de Asís la primavera siguiente. El día en que tendría que haber llegado allí, se produjo un terremoto que causó graves daños en la basílica y su convento.

Murmullos de ángeles

Un ángel es un ser espiritual superior al hombre que actúa como mensajero de Dios. Un murmullo es un sonido suave que se hace al hablar. El murmullo de un ángel es la forma que tiene Dios de entrar en contacto con nosotros, hablándonos suavemente al oído cuando necesitamos ayuda o consejo especial o urgente.

Ejemplo: Jonathan, se dirigía en su coche a una reunión cuando oyó claramente una voz que le susurraba: “Ve a casa”. La voz repitió la orden tres veces en un breve periodo de tiempo. Jonathan dio media vuelta y, cuando llegó a casa, se encontró con que su mujer estaba enferma y necesitaba que la llevasen al hospital.

Premoniciones

Anticipar un acontecimiento sin razonarlo conscientemente es una premonición. Se trata de una advertencia.

Ejemplo: Cuando terminé mi sesión con una clienta, tuve la premonición de que iba  a suicidarse. Pronuncié las palabras sin pensarlo: ” Alexis, ¿llevas una pistola en el bolso?”
Alexis llevaba una pistola en el bolso. Se sentó y habló de la desesperación que sentía debido a su fracaso matrimonial y sus problemas económicos y dijo que tenía intención de quitarse la vida. Seguimos hablando y pude convencerla de que me entregara el arma.

Presagios

Cuando un acontecimiento anuncia otro y nos prepara para un evento culminante, se trata de un presagio.

Ejemplo: Muriel, clienta desde hace muchos años y residente en Chicago, estaba convencida de que había visto a su hermana Margaret tres veces en el mismo día. Poco tiempo después, Margaret le hizo una visita imprevista desde Moines, trayéndole noticias que afectarían el futuro económico de Muriel.

Reaccion visceral

Una reacción visceral es una respuesta intuitiva ante una persona o situación que entraña la activación de emociones básicas. Es una respuesta inmediata y espontánea.

Ejemplo: En cuanto el esposo de mi amiga entró en su habitación del hotel en Atlanta, sintió el impulso de salir al pasillo para comprobar donde estaba la salida de emergencia. Esa noche lo despertó la alarma antincendios. La cocina se había incendiado y él pudo encontrar la salida enseguida.

Sabiduría interior

Cuando no tenemos hechos que nos respalden, pero algo nos dice que una cosa es cierta, estamos confiando en nuestra sabiduría interior. Aunque debemos recurrir al frío raciocinio para no tomar decisiones insensatas, también debemos ser francos con nosotros mismos y con nuestra sabiduría interior.

Ejemplo: Siendo niño, todo el mundo le decía a la señorita Towles que apoyar  mi compañero de clase Billy era una temeridad, pero ella no cejó. Sabía que era una buena persona y que podría prosperar.

“No tiene remedio. Fíjate los tatuajes que luce”- le dijo un profesor.
“Jamas llegara a nada”- dijo otro.
A trompicones, la señorita Towles encauzó a Billy. Lo castigó cuando fue necesarios y lo colmo de elogios cuando lo mereció. Diez años después, Billy fue el primero de su promoción en la Universidad de Princeton y prosperó porque aquella profesora había creído en él.

Serendipidad

La serendipidad es la facultad de realizar descubrimientos afortunados de forma accidental. Acuñado por el autor británico Horance Walpole en una carta que escribió en 1754, el término serendipity proviene de los tres príncipes de Serendip, un cuento de hadas persa: “En él, los príncipes realizaban continuos descubrimientos en sus viajes, descubrimientos provocados por accidentes o por la sagacidad de cosas que en un principio no buscaban.”

Ejemplo: Mi clienta Vance viajaba mucho por el este de Asia, no solo por placer sino con el fin de encontrar piezas únicas para su negocio de importación-exportanción. No seguía método alguno para su búsqueda y prefería recorrer los callejones. Asegura toparse con los mejores artefactos por casualidad.

Señales

Dios nos trasmite sus mensajes a través de carteles, postales, tarjetas de visita, titulares y publicidad aérea. La aparición inesperada pero oportuna de un animal, un objeto o un acontecimiento puede captar nuestra atención. La experiencia de recibir una señal suele tener un regusto mágico y puede transmitir un consejo o un mensaje de aliento.

Ejemplo: Terri se enteró por su jefe de que su empresa estaba reduciendo la plantilla y cabía la posibilidad de que la despidiesen. Ese mismo día, su agente de bolsa la llamó con malas noticias referentes a sus inversiones. Deprimida, se fue con el New York Times a su cafetería favorita. Mientras hojeaba las páginas del periódico, le llamó la atención un titular: NO TODO ESTÁ PERDIDO. Terri vio un resquicio de esperanza.

Sincronicidades

El concepto de sincronicidad, tratado por el psicólogo suizo Carl Jung, se utiliza para describir coincidencias significativas. Una sincronicidad es una coincidencia que entraña siempre un elemento temporal crucial. Una interacción entre dos personas o acontecimientos paralelos sin previa cita o plan es una sincronicidad. Estas experiencias tienden a ser profundamente personales: uno puede apreciar una conexión entre sus pensamientos y los acontecimientos objetivos del mundo exterior.

Ejemplo: Dos amigas, Katie y Samantha, se encontraron de manera casual en la Vía Veneto de Roma durante sus vacaciones. Decidieron seguir visitando la ciudad juntas y se toparon inesperadamente con un orfanato a las afueras del Vaticano. Al regresar a Estados Unidos, las amigas mantuvieron el contacto con los niños y el personal del orfanato. Al cabo de cinco años, Katie y Samantha crearon una organización benéfica para ayudar a las madres italianas solteras a tener una educación, obtener empleo y criar a sus hijos en lugar de entregarlos en adopción.

Tener pinta de ser cierto

Un hecho tiene pinta de ser cierto cuando oímos a alguien hablando sobre algo de lo que nosotros no sabemos nada de primera mano pero que, debido a cierta resonancia y conexión mental y emocional, reconocemos como auténtico. La base para esta determinación es la inteligencia innata divina.

Ejemplo: Cuando Marcus oyó a su amiga hablar sobre cuanto le había beneficiado irse una semana de cura en los Berkshires, supo al instante que su dolor había desaparecido. Lo que decía tenía pinta de ser cierto.

Sueños

Un sueño es una serie de pensamientos, imágenes o emociones que transcurren mientras dormimos; una creación visionaria de la imaginación. Dios, a menudo, nos habla en sueños. Como si se tratase de una premonición, un sueño puede vaticinar el futuro o proporcionar una caja de resonancia para los problemas con que pronto nos toparemos.

Ejemplo: Un amigo mío, Alexander, no se decidía por el destino de sus vacaciones. Estaba cotejando varias posibilidades cuando se quedó dormido. Tuvo un vívido sueño en el que vio aguas azules con casas de un blanco cegador en la cima de una montaña. A la mañana siguiente, estaba hojeando folletos de viajes cuando se topó con Mykonos -la joya de las islas griegas – en una fotografía a doble página que mostraba justo lo que había visto en su sueño. Reservó el viaje y pasó unas vacaciones fabulosas.

Telepatía

La telepatía consiste en comunicarse mentalmente a través de medios extrasensoriales. Es como si unos cables telefónicos invisibles transmitieran mensajes entre dos o más personas. Aunque la mayoría de nosotros encontramos asombroso este fenómeno, la exactitud de su transmisión se ha documentado científicamente. Cuando una persona es telepática, se dice que tiene percepción extrasensorial.

Ejemplo: Decidí escribir una carta a un amigo y, en cuanto escribí “Querido David”, sonó el teléfono. Era David, diciéndome que acababa de pensar en mi.

Visiones

Una visión es la experiencia mística de ver como si lo hiciésemos a través de los ojos de un ente sobrenatural. La visión en sí misma suele ser una aparición milagrosa que comporta una revelación.

Ejemplo: Un día de septiembre, aproximadamente a las nueve menos cuarto de la mañana, Nina y su amigo Scott estaban asomados a la ventana de su ático de Nueva York. Mientras contemplaban el World Trade Center, ubicado en el centro de la ciudad, vieron como un avión embestía una de las torres. Instantes después, apreciaron un brillante vórtice y, a continuación, una escalera de caracol dorada que rodeaba el edificio, con espíritus ascendiendo sobre ella.

**** Texto extraído del libro: “El lenguaje de Dios“, Albert Clayton Gaulden

La entrada de hoy ha sido un poco más larga de lo habitual, pero así compenso la ausencia de la semana pasada. ;) Al ir escribiendo esta entrada dos de mis películas favoritas han venido a mi mente: “Bajo el sol de la Toscana“, y “Serendipity“. Dos ejemplos de como atrevernos a seguir las señales nos acerca a nuestro propósito. <3

La película que os recomiendo hoy es sin embargo otra que habla de las señales y de como no siempre lo que queremos es lo mejor para nosotros. ;) La película se llama Interstate 60 y nada más empezar a escribir se ha venido a mi cabeza así que hoy me la volveré a ver. ¿Señal del destino? :) ;)


Aquí podéis ver la película completa. Espero que os guste.

¡Feliz semana! ¡Sed felices! :) <3

***Recordaros que hacemos sesiones de liberación emocional, de liberación del cuerpo-dolor, también en los niños y adolescentes y que estos suelen reaccionar muy bien a esta herramienta.

***Recordaros que en febrero seguiremos de momento con nuestras promociones: Promoción Año Nuevo de Bienestar Emocional y Promoción de Liberación de El Muro del Corazón.

Read Full Post »

albert einstein

La semana pasada os invitaba a utilizar la fotografía que acompañaba el artículo que compartía para ver que pensamientos y emociones surgían al observarla. No se si alguien hizo el ejercicio, pero yo si lo hice. Cuando me siento a compartir en este espacio suelo tener una idea de que es lo que quiero compartir, pero luego las cosas van surgiendo de manera fluida, y no casual. Al pensar en una fotografía para acompañar al texto se ve vino a la cabeza la serie de la que hablo, y al escoger una foto de entre todas, esta fue la que más me llamó la atención. Y esta foto tenía un “regalo” para mí. :)

Todo en la vida es una invitación, todo puede ser utilizado para sanar aquello que todavía no hemos sanado, para sacar a la superficie lo que mantenemos oculto en el subconsciente. Para alejarnos de nuestra historia que nos dicta como debemos comportarnos y quienes somos y para volver a la conciencia del amor, nuestra verdadera naturaleza. Todo nos está llamando a “regresar a Casa”, o más concretamente a darnos cuenta de que nunca la abandonamos.

“¿Cual es el propósito de la vida en la tierra desde el punto de vista del alma?

Te lo puedo decir en 4 palabras: Tu alma está buscando experimentar lo que sabe. <3

Tu alma sabe que nunca dejaste a Dios y está tratando de experimentar eso. La vida es un proceso por el que el alma transforma Saber en Experiencia y, cuando lo que has sabido y experimentado se vuelve una realidad sentida, ese proceso está completo. Resulta que “Casa” es un lugar llamado “Completud”. Es la Conciencia Completa de Quien Eres Realmente a través del Saber Completo y de la Experiencia Completa y del Sentimiento Completo de eso. Es el final de la Separación entre Tu y la Divinidad. Esta separación es una ilusión, y tu alma lo sabe. La Completud puede definirse, por lo tanto, como el momento en el que termina la Separación, el momento de tu re-unificación con la Divinidad. En el momento de la re-unificación lo que ocurre es que simplemente recuerdas Quien Eres Realmente, y experimentas eso. Entonces, en cierto sentido es un “regresar a Dios”, pero solo en sentido figurado. En un sentido estrictamente literal es un volver a tu conciencia del hecho de que nunca te fuiste; que tú y Dios son Uno.” Neale Donald Walsh, En Casa con Dios

Saber algo no es suficiente. No estamos aquí para atesorar conocimiento, ya sabemos demasiadas cosas. Estamos llenos de conceptos que luego cuando la vida nos enfrenta a una determinada situación saltan por los aires y nos sentimos desanimados, vulnerables y reaccionamos con ira o con ataque olvidando aquellos conceptos vacíos como que “somos amor”, o “somos luz”, o “todo está bien”. ¡Un carajo, no todo está bien cuando me encuentro postrada en la cama con dolor! ;)

No podemos sentir que somos inocentes mientras sigamos creyendo en la culpabilidad, o en que podemos ser víctimas, o que alguien puede serlo. No podemos dividir entre buenos y malos y creer en el amor. No podemos mantener objetivos conflictivos como el amor y al mismo tiempo creer en el miedo. En algún momento tendremos que decantarnos por uno. Y tendremos que sentir…todo ese dolor, esa rabia, esa tristeza, esa ansiedad que no son más que el resultado de un sistema de pensamiento que se mantiene escondido en las profundidades de nuestro inconsciente.

Cuando hice el trabajo con la fotografía del niño lo que salió me dejó bastante alucinada. En el fondo de todo lo que percibía, de las emociones que salieron a la superficie, estaba la creencia en que “no estoy a salvo“. Algo malo puede suceder, a mi o a los que quiero. Y me di cuenta que ese niño asustado, había estado ahí durante mucho tiempo. Ese miedo irracional a todo me había acompañado durante buena parte de mi vida, haciendo que me tuviese que proteger de la vida. Un teléfono que sonaba, una llamada, un goteo, o un pensamiento y mi miedo salía a la superficie anunciándome que en el fondo nunca había estado a salvo, y que nunca lo estaría. Podía reconocer ese pensamiento actuando una y otra vez en mi vida. Podía ver el miedo, la ansiedad asociada. Y en ese instante pude sentirlo y soltarlo. Pude verlo y todo gracias a una fotografía y a una invitación que decidí aceptar. ;)

En otra entrada os contaré cuales son los niveles de la mente y como hice, los pasos o las preguntas que hice, para llegar a ese pensamiento, aunque en el fondo es simplemente tu disposición a que se te muestre lo que está ahí. Tu disposición a sanar.

Toda la vida es una invitación a recordar, toda situación puede ser utilizada con el propósito de sanar nuestra mente si así lo elegimos. Y sino, no pasa nada, ¡la lección se repetirá hasta que la aprendamos! Así que, ¿por qué no aprenderla en este instante?

Hoy el texto que quería compartir con vosotros es una carta que vi en internet donde “supuestamente” Einstein le envía una carta a su hija. Espero que os guste. Y si os apetece, podéis hacer el ejercicio del otro día con esta carta: ¿Qué pensamientos vienen a mi mente cuando la leo? ¿Que sentimientos despierta en mí? No hay nada correcto o incorrecto. Lo que experimentes es el resultado de aquello que has elegido ver, y si no te sientes bien con lo que has elegido, puedes elegir de nuevo. Una forma muy sencilla es recordar que la paz es una opción que siempre está disponible así que puedes decir: “Podría ver paz en lugar de esto (de lo que estés experimentando, tristeza, ira, enfado, apatía, etc.)”. Con esta frase estarás manifestando que tu intención es la paz por encima de todo. ¡Incluso de tu deseo de tener razón! ;)

A finales de los años 80, Lieserl, la hija del célebre genio, donó 1.400 cartas escritas por Einstein a la Universidad Hebrea, con la orden de no hacer público su contenido hasta dos décadas después de su muerte.

Esta es una de ellas…

a Lieserl Einstein.

“Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los prejuicios del mundo.

Te pido aun así, que las custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación. Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR. Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas. El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El Amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El Amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El Amor es Dios, y Dios es Amor. Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo. Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E= mc2 aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta. Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada. Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quintaesencia de la vida. Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta!”. <3

Tu padre: Albert Einstein”.

Fuente: Via directa

Y para terminar hoy os recomiendo una película: “La Teoría del Todo” basada en la vida de Stephen Hawking con interpretaciones de Óscar como la del actor que da vida al protagonista. ¡Quizás a Hawking le vendría bien leer las cartas de Einstein! Espero que os guste.

Gracias por aguantarme mis “neuras”, hoy especialmente. :) <3

¡Feliz semana! ¡Sed felices! :) <3

***Recordaros que hacemos sesiones de liberación emocional, de liberación del cuerpo-dolor, también en los niños y adolescentes y que estos suelen reaccionar muy bien a esta herramienta.

***Recordaros que en febrero seguiremos de momento con nuestras promociones: Promoción Año Nuevo de Bienestar Emocional y Promoción de Liberación de El Muro del Corazón.

Read Full Post »

Jill-Greenberg-En-la-estanteria-3

Fotografía: Jill Greenberg

A veces, los cuerpos-dolor de los niños se manifiestan como arrebatos de mal humor y retraimiento. El niño se pone mohíno, se niega a interactuar y se queda quizá en un rincón, abrazando un muñeco o chupándose el pulgar. También se puede manifestar como ataques de llanto o rabietas. El niño chilla, tal vez se tira al suelo o se pone destructivo. Un deseo frustrado puede desencadenar fácilmente el cuerpo-dolor, y en un ego en desarrollo la fuerza del deseo puede ser intensa. Es probable que los padres lo miren impotentes, incrédulos, sin comprender que su angelito se haya transformado en pocos segundos en un pequeño monstruo. “¿De donde ha salido toda esa infelicidad?”, se preguntan. En mayor o menos medida, es la parte que tiene el niño del cuerpo-dolor colectivo de la humanidad, que se remonta al origen mismo del ego humano.

Pero también es posible que el niño haya absorbido dolor de los cuerpos-dolor de sus padres, y que los padres vean en el niño un reflejo de lo que también existe en ellos. Los niños muy sensibles resultan especialmente afectados por los cuerpos-dolor de sus padres. Tener que presenciar el insensato drama de sus padres provoca un dolor emocional casi insoportable, y muchos de estos niños hipersensibles se convierten en adultos con cuerpos-dolor muy pesados. Los niños no se dejan engañar por padres que intentan ocultarles sus cuerpos-dolor, que se dicen “no debemos pelear delante de los niños”. Por lo general, esto significa que mientras los padres conversan educadamente, la casa está impregnada de energía negativa. Los cuerpos-dolor reprimidos son sumamente tóxicos, aún más que los manifiestamente activos, y esta toxicidad psíquica es absorbida por los niños y contribuye al desarrollo de su propio cuerpo-dolor.

Algunos niños aprenden subliminalmente acerca del ego y el cuerpo-dolor, simplemente por vivir con padres muy inconscientes. Una mujer cuyos padres tenían egos muy fuertes y cuerpos-dolor muy densos me contó que muchas veces, cuando sus padres estaban gritándose uno a otro, ella los miraba y, aunque los quería, se decía: “Esta gente está loca. ¿Cómo he venido a parar aquí?”. Había ya en ella conciencia de la locura que es vivir de ese modo. Esa conciencia la ayudaba a reducir la cantidad de dolor que absorbía de sus padres.

Muchos padres se preguntan qué hacer con los cuerpos-dolor de sus hijos. Pero la pregunta principal, naturalmente, es si están haciendo algo con el suyo. ¿Lo reconocen dentro de sí mismos? ¿Son capaces de estar lo bastante presentes cuando se activa, para poder ser conscientes de la emoción en el nivel de sentimiento, antes de que tenga ocasión de convertirse en pensamiento y, por lo tanto, en una “persona desdichada”?

Cuando el niño tiene un ataque de cuerpo-dolor, no hay mucho que se pueda hacer, aparte de estar presente para no verse arrastrado a una reacción emocional, ya que el cuerpo-dolor del niño se alimentaría de ella. No entres en el drama. No te lo tomes demasiado en serio. Si el cuerpo-dolor se activó por un deseo frustrado, no cedas ahora a sus demandas. De otro modo, el niño aprendería: “Cuando más desdichado sea, más probabilidades tendré de conseguir lo que quiero”. Esto es una receta para la disfunción en la vida futura. En cuerpo-dolor se verá frustrado por la falta de reacción del padre, y lo más probable es que actúe un poco más durante un breve tiempo antes de apaciguarse. Afortunadamente, los episodios de cuerpo-dolor en los niños suelen durar menos que en los adultos.

Poco después de haberse apaciguado, o tal vez al día siguiente, puedes hablar con el niño de lo que ocurrió. Pero no le hables al niño del cuerpo-dolor. En lugar de eso, hazle preguntas. Por ejemplo: “¿Qué ocurrió ayer, que no dejabas de chillar? ¿Te acuerdas? ¿Como te sentías? ¿Era una buena sensación? Eso que te pasó, ¿tiene nombre? ?¿No? Si tuviera nombre, ¿Cómo se llamaría? Si pudieras verlo, ¿qué aspecto tendría? ¿Podrías hacer un dibujo del aspecto que tiene? ¿Qué le pasó cuando se terminó? ¿Se fue a dormir? ¿Crees que puede volver?

Estas son solo unas cuantas preguntas sugeridas, pensadas para despertar en el niño la facultad de presenciar, que es la Presencia. Es posible que también quieras hablarle al niño de tu propio cuerpo-dolor utilizando la terminología infantil. La próxima vez que el niño sufra un arrebato de cuerpo-dolor, puedes decir: “Ha vuelto, ¿verdad?” Usando las palabras que utilizó el niño cuando habló de ello, dirige su atención a lo que se siente. Que tu actitud sea de interés o curiosidad, y no de crítica o condena.

Es poco probable que esto detenga al cuerpo-dolor en ese mismo momento, y puede parecer que el niño ni siquiera te oye, pero algo quedará en el fondo de su conciencia, incluso cuando el cuerpo-dolor está activo. Después de unas cuantas veces, esta conciencia se habrá fortalecido y el cuerpo-dolor se habrá debilitado. La Presencia va creciendo en el niño. Un día puede que te encuentres con que es el niño el que te hace ver que tu cuerpo-dolor ha tomado control de ti. <3

***Texto de Eckhart Tolle

La fotografía que acompaña este artículo pertenece a una serie de imágenes de niños llorando que fueron muy comentadas hace un tiempo. La autora es Jill Greenberg. Yo no voy a entrar a valorar las razones detrás de estas fotos, que las desconozco. Lo que quiero es apuntar a algo diferente. ¿Qué sientes cuando ves estas fotos? Cuando miras la foto que aparece en esta entrada, ¿qué emociones surgen? Puede que sea tristeza, enfado, compasión, rabia, impotencia…

Es nuestra percepción, la manera en que miramos las cosas la que determina nuestra experiencia emocional, lo que sentimos, y esas emociones están controladas por nuestros pensamientos y creencias, por nuestros patrones mentales. Todo en la vida es una invitación a ir mas al fondo y no quedarnos en la superficie. Puedo observar estas fotos y quedarme con que son las fotos lo que está provocando que yo me sienta así como me siento, entonces buscaré un culpable de mi sentir, en este caso por ejemplo la fotógrafa que hizo las fotos a estos niños o la autora de este blog que no se porque razón hoy ha decidido compartir esta foto ;) . O puedo ir un paso más allá y ver que ese niño no refleja más que mi propio niño interno, mi niño triste, o enfadado, indefenso o maltratado. Ese dolor emocional ya estaba ahí esperando a salir a la superficie para ser atendido. Y puedo aprovechar este momento para atender a mi sentir, para abrirme a lo que estoy experimentando, para tenderle la mano a ese niño que solo pide nuestra atención y cariño, y acunarlo en nuestros brazos. :) <3

Hoy terminamos esta entrada con un vídeo que ha sido también muy comentado las últimas semanas en las redes sociales. Es una buena oportunidad para volver a observarme mientras lo veo. ¿Qué pensamientos surgen en mi mente? ¿Qué siento mientras lo veo? ¿Hay algo que me altera? ¿Qué despierta en mí? Parece que hoy estoy un poco “provocativa”… ;)

¡Feliz semana! ¡Sed felices! :) <3

***Recordaros que hacemos sesiones de liberación emocional, de liberación del cuerpo-dolor, también en los niños y adolescentes y que estos suelen reaccionar muy bien a esta herramienta.

***Recordaros que en enero seguimos con nuestras promociones: Promoción Año Nuevo de Bienestar Emocional y Promoción de Liberación de El Muro del Corazón.


Read Full Post »

libro

Terminamos el año con un texto de Jeff Foster y lo iniciamos con otro texto del mismo autor que espero os guste. :)

Imagina tu vida como un libro.

En cada página de este libro, sin importar aquello que esté pasando en la historia, sin importar lo que las palabras estén describiendo, sólo hay un papel en blanco.

Rara vez se toma en cuenta este papel, y todavía más raro es el hecho de apreciarlo, sin embargo, es completamente esencial. Sin él, las palabras no podrían existir.

Tú eres muy parecido al papel que hay detrás de las palabras de tu vida. Tú no eres la historia de tu vida – tus fracasos, tus éxitos, tus pesares y tus esperanzas; tus memorias, tus expectativas, tus grandes logros y tus terribles pérdidas – tú eres la vida misma, esa expansión de consciencia completamente abierta y que todo lo abraza, eres ese espacio en donde la historia de tu vida se interpreta a sí misma. <3

El papel de un libro jamás se ve afectado por la historia que se cuenta en él. El papel está ahí sólo para contener las palabras, abrazarlas, permitirlas ser, sin condición alguna. Las palabras aparecen y desaparecen del papel, tanto las felices como las tristes, tanto las sagradas como las profanas. Se luchan grandes batallas, se tienen aventuras increíbles, se representa el ciclo de la vida, la muerte y el renacimiento y, sin embargo, el papel siempre sigue estando allí, siempre presente, siempre íntegro.

Una historia de amor, una comedia, una historia de terror, una guerra épica, una larga y frustrante búsqueda de éxito o iluminación – al papel realmente no le importa.

Cualquiera que sea la historia, el papel nunca necesita saber cómo termina todo. Y en las páginas finales del libro, el papel no teme para nada el fin de las palabras, ni tampoco añora los viejos tiempos de la historia. Y si el personaje principal muere, el papel no llora. Incluso, la muerte es bien recibida por el papel. El papel no se da cuenta de que la historia ha “terminado”. El papel está más allá del ciclo de nacimiento y muerte de sus personajes.

Tú no sabes realmente cuántas páginas quedan de tu autobiografía. (De hecho, tu libro ni siquiera ha sido escrito – ¡se está escribiendo a sí mismo conforme todo se da!) Desde la perspectiva de las palabras, es decir, desde la perspectiva de la mente humana, tu historia aún no está completa.

Pasamos gran parte de nuestra vida tratando de averiguar cómo debemos terminar nuestra historia, cómo resolver todo de la mejor manera, cómo solucionar nuestros problemas pendientes, cómo “componer” y completarnos a nosotros mismos, cómo controlar un futuro incontrolable.

Pero, desde la perspectiva del papel, desde la perspectiva de la consciencia, no hay ninguna historia que resolver. Las cosas están bien exactamente como están, en este momento. En este momento, todo ya ha sido aceptado tal y como es.

Este es el libro más amoroso que existe, y eso es lo que tú eres. <3

Jeff Foster

Fuente: Página de facebook de Jeff Foster en español

Hace unos días compartía desde mi página en facebook la página de Elizabeth Gilbert, autora de la novela: “Come, Reza, Ama” de la que ya hemos hablado en este mismo espacio en alguna ocasión. Si tienes facebook, y sabes inglés, merece una visita por las reflexiones que comparte. 

También en facebook compartía el nacimiento de una nueva página propia: “Abre Tus Alas” donde compartiría desde la visión de Un Curso de Milagros y la no-dualidad textos, reflexiones, libros y artículos de mi blog del mismo nombre. Si te apetece formar parte de esta comunidad, estás invitado. :)

Y hoy terminamos compartiendo una charla de Elizabeth Gilbert sobre la creatividad.

¡Feliz semana! ¡Sed felices! :) <3

***Recordaros que en enero seguimos con nuestras promociones: Promoción Año Nuevo de Bienestar Emocional y Promoción de Liberación de El Muro del Corazón.

Read Full Post »

corazón en manos

El otro día leía en el facebook de Byron Katie este mensaje: It’s a new year—Is it true? (Es un nuevo año, ¿es verdad?) Ya hemos hablado del trabajo de indagación de Byron Katie y el Curso de Milagros nos recuerda que todo es un pensamiento. ¿Cómo se siente el pensamiento de que es un nuevo año? En las redes he podido constatar que habitualmente lo asociamos a un nuevo comienzo, 365 oportunidades leía. ¿Qué sientes cuando piensas ese pensamiento? ¿Qué imágenes aparecen? Lo que surja estará bien. Y profundizando un poco más: ¿Quien serías sin ese pensamiento? En este mismo instante, en este momento del año, ¿cómo se siente este instante sin el pensamiento de que es un nuevo año? Es más dulce o más triste. Nota lo que surge.

Hace un tiempo yo era de propósitos para el Año Nuevo. Este año, decía, iba a ser mi año. Este año iba a cambiar mi suerte, mi vida. Esos objetivos que me marcaba serían los responsables de un cambio que esperaba con ansiedad. Eso se cayó. No hice nada para que así fuera. Simplemente se fue desvaneciendo. Ahora simplemente dejo que la vida me enseñe (o lo procuro). No pretendo llevar las riendas. Sigo aprendiendo a soltar el control…y a confiar en una sabiduría que no puedo comprender ni vislumbrar más que a través de pequeñas rendijas que se abren dejando pasar la claridad.

Con esto no quiero decir que no haya que marcarse objetivos. El proceso de cada uno es muy personal. Si te gusta, ¡adelante! Si te aporta paz, estás en el buen camino. Pero si como yo eres de los que sientes que eso no va contigo, ¡date permiso para escuchar tu propia sabiduría interna! Confía en ella. Lo que funciona para ti no tiene porque funcionar para nadie más. :)

Este es el camino de la honestidad.

La mente que ha sanado no planifica. Simplemente lleva a cabo los planes que recibe al escuchara una Sabiduría que no es la suya.L-135.11

Una de las cosas que impiden que el nuevo año lo sea realmente, son nuestras memorias emocionales y programas que al igual que una cinta se repiten una y otra vez haciendo que nuestra vida se convierta en una especie de día de la marmota. Así que vamos a empezar este nuevo año (¿es verdad?) lanzando de nuevo la Promoción Año Nuevo de Bienestar Emocional

Para todas aquellas personas que ya han probado esta herramienta y para los que quieren iniciarse en este trabajo tan sencillo y efectivo, vamos a empezar este año 2015 limpiando y liberando viejos bloqueos emocionales para que este nuevo año sea un nuevo comienzo de verdad y no una repetición del anterior. ;)

Esta es la promoción:

¡PAGAS 2 SESIONES VÍA MAIL Y TE REGALO OTRAS DOS! :o

Voy a explicarte las condiciones por si fuese de tu interés:

En esta promoción pagas dos sesiones vía mail y te llevas de regalo otras 2 sesiones GRATIS, por lo que ¡las sesiones te salen a mitad de precio! La promoción es sólo válida para sesiones vía mail, NO aplica a sesiones telefónicas. La diferencia con respecto a las sesiones telefónicas es que en las sesiones vía mail no hay que fijar cita, yo libero las emociones que tu subconsciente me permita y una vez terminada la sesión te hago llegar la lista de lo liberado con algunas recomendaciones para los días posteriores a la misma.

Cada cliente solo puede apuntarse a una plaza, es decir no es acumulable como en otras promociones. Si te apuntas a la promoción de enero las cuatro sesiones se llevarán a cabo en enero a razón de una sesión semanal hasta que se completen las 4 sesiones de la promoción. Yo os indicaré cuando se llevará a cabo cada sesión, os enviaría un mail el día antes de realizar la sesión.

La efectividad de las sesiones vía mail es la misma que la de las sesiones telefónicas y no requiere por tu parte de ninguna preparación previa.

Las sesiones pueden ser para ti o puedes regalarlas a las personas que desees. En este último caso lo único que necesito es el consentimiento de la otra persona para poder llevar a cabo la sesión. Puedes también compartirlas con algún amigo/a y de esta forma compartir también los gastos de la promoción (en este caso el pago debería ser único por el importe total de la promoción).

En esta ocasión NO HAY LIMITE DE PLAZAS y podrás apuntarte durante TODO EL MES DE ENERO. :)

Si quieres conocer el precio de esta promoción, tienes alguna duda sobre la misma o si estás interesado en reservar tu plaza puedes escribirme un correo a : ipieracode(arroba)gmail.com

Si conoces a alguien a quien esta información le pudiese beneficiar por favor no dudes en compartirla con ellos. ¡Compartir el Código de la Emoción es compartir Bienestar!

Espero que esta promoción os haya resultado interesante. Os doy las gracias por vuestra fidelidad a este espacio y por vuestro interés en esta herramienta. :)

Y para terminar esta entrada, he visto que muchas personas tiene dificultades con el test muscular. En el libro aparecen varias modalidades, y hace un tiempo yo compartí uno que a mi modo de ver es muy sencillo. Se trata de práctica. Es como bailar. Al principio estás muy pendiente de los pasos, luego llega un momento en que sueltas la mente, y simplemente bailas.

No había visto hasta ahora ningún vídeo que compartir pero esta semana he encontrado este perteneciente a la película E-Motion donde, aunque está en inglés, se puede ver como se lleva a cabo.

*** Recordaros que en enero también reanudamos la promoción de El Muro del Corazón.

Un abrazo enorme,

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 984 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: